El presidente de Francia, Emmanuel Macron, develó hoy las pautas para salir del segundo confinamiento, instaurado el 30 de octubre en medio de un aumento de los casos de coronavirus, en una desescalada que será más estricta que la primera y que comenzará el sábado con la apertura de comercios no esenciales.

La estrategia contempla el levantamiento de la cuarentena de la población el 15 de diciembre en todo el país, que superó el umbral simbólico de las 50.000 muertes por la pandemia.

En un discurso televisado a la nación, Macron dijo además que Francia comenzará a vacunar contra el coronavirus "a fines de diciembre o comienzos de enero", con prioridad inicial para las personas de más edad, y que vacunarse no será obligatorio.

"Hemos superado el pico de la segunda ola de la epidemia", se congratuló el mandatario de Francia, cuya tasa de infección por cada 100.000 personas es ahora menos de un tercio de lo que era cuando comenzó noviembre, aunque en la jornada alcanzó los 50.237 decesos, luego de reportarse más de 1.000 en las últimas 24 horas.

“Hoy hemos alcanzado las 50.000 muertes por la epidemia y si bien la situación está mejorando en general en Francia y en nuestros territorios de ultramar, en algunas regiones sigue siendo muy preocupante”, comentó el mandatario del cuarto país en todo el mundo y el primero en Europa con más casos, cifra que supera los 2.2 millones.

Macron avanzó el calendario de salida del actual confinamiento, que comenzará el 28 de noviembre con la apertura de comercios no esenciales, fecha además en la que también los niños podrán reanudar las actividades extracurriculares al aire libre y los lugares de culto podrán reabrir con un máximo de 30 personas.

Para impulsar la ya muy golpeada economía francesa en las semanas previas a Navidad, los comercios no esenciales, como las librerías, jugueterías o tiendas de ropa, podrán volver a abrir a partir de este sábado, pero con horarios limitados y con un estricto protocolo sanitario negociado con los profesionales del sector.

No obstante, los restaurantes, bares y gimnasios, considerados como altos focos de contagio, permanecerán cerrados al menos hasta el 20 de enero y podrán reabrir solo si las infecciones diarias caen por debajo de la marca de 5.000

Si la situación sanitaria sigue mejorando, el gobierno francés contempla levantar el confinamiento, impuesto desde hace casi un mes, el 15 de diciembre, y sustituirlo por un toque de queda nocturno que estaría en vigor entre las 21 y las 7, con la excepción de las noches del 24 y el 31 de diciembre.

A partir del 15 de diciembre, "podremos volver a desplazarnos sin necesitar una autorización, incluso entre regiones, y pasar la Navidad en familia", dijo Macron.

Para esa misma fecha, los cines, teatros y museos podrían también volver a abrir sus puertas, siempre que los nuevos casos diarias se mantengan alrededor de 5.000 y el número de personas en cuidados intensivos se mantenga entre 2.500 y 3.000, en comparación con los 20.000 nuevos casos diarios y las 4.300 personas en cuidados intensivos actualmente.

"Debemos continuar nuestros esfuerzos", urgió Macron y agregó. "Debemos hacer todo lo posible para evitar una tercera ola, un tercer confinamiento", informó AFP.

Asimismo, tras los anuncios de alta eficacia de varias vacunas en ensayo, Macron anunció que se lanzará una campaña "rápida y masiva" en Francia a partir de fines de diciembre o inicios de enero para "las personas más vulnerables", pero que ésta no será obligatoria.

Esta nueva etapa en la lucha contra la pandemia debe realizarse "de manera clara, transparente, compartiendo en cada etapa toda la información, lo que sabemos y lo que no", indicó.

"Vamos a organizar una campaña de vacunación (...) lo más cerca posible de la población (...) Las autoridades sanitarias, junto con el Estado y las autoridades locales, definirán las modalidades prácticas del despliegue de las vacunas con los hospitales, las residencias de ancianos y todos los médicos de la ciudad", aseguró

El anuncio de Francia se produce un día después de que el primer ministro británico, Boris Johnson, dijera que los cortes de pelo, los viajes de compras y las visitas al pub volverán a estar en la agenda de millones de personas la próxima semana, cuando finalice un cierre de cuatro semanas en Inglaterra el 2 de diciembre .

Aunque Francia es el país en Europa con más casos -2,205,095 según el último balance de la Unoversidad Johns Hopkins-, es el tercero en cantidad de decesos detrás de Reino Unido, que reporta más de 55.000, e Italia más de 51.000. (Télam)