El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, dijo hoy que es necesario realizar cambios en la política de recaudación de impuestos del país, de modo que los ricos paguen más y los pobres menos, además de criticar la narrativa que impone el mercado financiero sobre la inversión estatal en áreas como salud y educación.

Así lo señaló el mandatario durante una reunión con periodistas en la que criticó el formato de impuestos regresivos del país, y subrayó la necesidad de invertir esa ecuación.

"Todo el mundo sabe que hay que implementar una nueva política fiscal, hay que hacer que los más ricos paguen más impuestos que los pobres", insistió el mandatario, citado por el periódico Folha de San Pablo.

También criticó duramente al mercado financiero y a la Federación Brasileña de Bancos (Febraban) entidad de la que dijo que nunca la vio "decir que está preocupada por tomar parte de los intereses que recibe para dedicarla a ayudar al padre Julio Lancellotti", un prestigioso sacerdote católico brasileño, párroco de la Iglesia paulista de San Miguel Arcanjo, que atiende indigentes.

Según Lula, el mercado creó una narrativa en la que los fondos destinados a mejoras en salud, educación y otras áreas son considerados "gastos" del gobierno, mientras que el pago de tasas de interés no tiene el mismo tratamiento.

"A veces me enojo mucho, mucho y pido disculpas a las personas con las que me enojo porque es lo siguiente: el mercado no tiene corazón, no tiene sensibilidad, no tiene humanismo", dijo.

Desde su llegada al poder, Lula marcó un fuerte contraste con su antecesor, Jair Bolsonaro, y pocas horas después de haber asumido la presidencia el 1 de enero, firmó varios decretos presidenciales sobre varios temas que habían sido eje de su campaña, entre ellos la suspensión de la política sobre adquisición de armas y el retiro inmediato del programa de privatizaciones de empresas públicas, restableció el funcionamiento del Fondo Amazonía y derogó una medida sobre la minería ilegal.

También reestructuró el gobierno y aumentó el número de ministerios a 37. (Télam)