El presidente bielorruso, Alexandr Lukashenko, declaró en Minsk, durante una reunión con el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, que a pesar de las sanciones externas y los intentos de occidente de asfixiarlos económicamente ambos países lograron resultados satisfactorios gracias a su cooperación comercial.

"Los intentos de asfixiarnos -tanto a Rusia como a Bielorrusia- efectivamente han fracasado. Definitivamente resistiremos (...) Hemos definido las direcciones en las que debemos movernos para preservar nuestra soberanía, tanto de Rusia como de Bielorrusia, en todos los aspectos", declaró Lukashenko al reunirse con Lavrov en Minsk, informó la agencia de noticias Sputnik.

El mandatario aseguró estar bien informado sobre los resultados anuales en términos de desarrollo económico en Rusia, subrayando que Bielorrusia obtuvo aproximadamente los mismos resultados.

El presidente bielorruso también destacó que Minsk y Moscú, a pesar de las sanciones externas, consiguen activamente avances en la cooperación para la sustitución de importaciones.

"La economía es la base. Si todo va bien en nuestra economía, resolveremos todas las demás cuestiones", declaró Lukashenko.

Asimismo, el mandatario calificó de ejemplar la cooperación de los ministerios de Exteriores de Bielorrusia y Rusia.

Bielorrusia es un aliado clave del presidente de Rusia, Vladimir Putin, en medio de la guerra que se desató con la invasión a Ucrania iniciada el 24 de febrero pasado.

Pese a que Minsk sostiene que no quiere implicarse de forma directa en la invasión, a fines de diciembre Bielorrusia y Rusia comenzaron a realizar maniobras de entrenamiento conjuntas.

Los ejercicios militares se iniciaron un día después de que Bielorrusia anunciara la anulación del acuerdo de seguridad firmado con Ucrania, que "permitía controlar actividades militares a una distancia de 80 kilómetros" desde la frontera.

Bielorrusia permitió el despliegue de militares rusos en su territorio para respaldar la ofensiva. (Télam)