Los resultados de la cumbre climática de la ONU COP27, que finalizó hoy en Egipto, despertaron opiniones encontradas entre ONG, con elogios a la creación de un fondo de "pérdidas y daños" para ayudar a los países vulnerables y cuestionamientos por "allanar el camino para la expansión continua de los combustibles fósiles y el aumento de los impactos climáticos".

Las ONG Ecologistas en Acción y Greenpeace tildaron de "histórico" el acuerdo alcanzado para la creación de un fondo específico para financiar las pérdidas y daños provocados por el cambio climático en los países menos desarrollados, pero lamentaron que en este final "agónico" no se lograron avances en mitigación de emisión de gases.

Por un lado, para Ecologistas en Acción este acuerdo "in extremis" logró salvar el nuevo mecanismo de pérdidas y daños con el que las naciones reconocen la necesidad de ayudar aquellas naciones más vulnerables ante el cambio climático, y celebraron que se haya escuchado esta demanda de la sociedad civil.

Sin embargo, respecto de la mitigación, la ONG consideró que es "inadmisible" que no se avanzara en la lucha frente la emergencia climática respecto a la COP26 de Glasgow; lamentó que la financiación para la adaptación haya pasado "más desapercibida" y acusó a las partes de ser "incapaces" de determinar una hoja de ruta para duplicar los objetivos de financiación pactados el año pasado.

El vocero de Ecologistas en Acción, Javier Andaluz, sostuvo que "si bien el fondo permitirá atender las demandas de los países más vulnerables, deja al comité transitorio para la definición del fondo tareas que se tendrían que haber cerrado en esta cumbre".

"Las organizaciones ecologistas, las plataformas indígenas, de género y de juventud exigimos que se nos tenga en cuenta en el diseño de los siguientes pasos", agregó Andaluz, que acusó a la Presidencia egipcia de la COP de no haber mostrado "interés", informó la agencia de noticias Europa Press.

En la misma línea, el director ejecutivo de Greenpeace Sudeste de Asia y jefe de la delegación de la ONG en la COP27, Yeb Saño, evaluó que el acuerdo del fondo de financiación para pérdidas y daños marca el inicio de un "nuevo camino para la justicia climática".

"Los gobiernos han puesto la primera piedra de un nuevo fondo que se necesitaba desde hace mucho tiempo para prestar un apoyo vital a los países y comunidades vulnerables que ya están siendo devastados por la aceleración de la crisis climática", valoró.

La coalición internacional de ONG aglutinada en el movimiento 350.org denunció que se suponía que esta fuese la "COP de la implementación", pero que por las fuertes influencias de la industria de los combustibles fósiles, sumadas al papel de la Presidencia egipcia, de Estados Unidos, la Unión Europea, China, los países del Golfo y de Japón "no se ha logrado cumplir".

Si bien reconoció que el texto final de la COP27 hace referencia a la ciencia y reafirma el objetivo de 1,5ºC e incluye lenguaje sobre energía renovable y transición justa, continúa socavando los avances contra el cambio climático al no incluir la eliminación justa y equitativa de todos los combustibles fósiles.

Además, consideró la creación del fondo como un "avance significativo", resultado del "liderazgo de los países afectados y la sociedad civil", advirtió que la falta de un lenguaje crítico para eliminar gradualmente los combustibles fósiles amenaza "estos logros".

Para la coalición son buenos los avances fuera del marco de la ONU anunciados por países como Kenia, Fiji, Tuvalu y Chile, que muestran compromisos con la eliminación gradual de los combustibles fósiles al convertirse en amigos de la iniciativa Beyond Oil and Gas Alliance.

También destacó el papel de Colombia, que mostró voluntad política al pedir financiación para una transición energética justa y el del presidente electo de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, que anunció el regreso de su país a las negociaciones climáticas.

La directora ejecutiva de 350.org, May Boeve, declaró que "no queda tiempo para cambios, cada fracción de grado importa".

"Los avances en pérdidas y daños son testimonio del increíble trabajo de la sociedad civil de los países más afectados, pero sin una eliminación gradual de los combustibles fósiles, estamos poniendo al mundo en el camino de más pérdidas y daños. Aquí es donde la COP ha fallado", apostilló Boeve

Asimismo, valoró que el progreso real en esta agenda ocurre en el mundo real, a medida que las personas toman las calles, se organizan para detener nuevos proyectos de combustibles fósiles, litigan contra la industria de los combustibles fósiles y se movilizan por soluciones renovables.

"No estamos derrotados, y nunca seremos derrotados", concluyó. (Télam)