La Corte Suprema de Estados Unidos infligió hoy un revés a los extranjeros que se encuentran en proceso de expulsión al dictaminar que el Gobierno federal puede mantenerlos encarcelados sin otorgarles una audiencia de fianza, incluso después de seis meses de detención.

Con esta decisión, la Corte revocó el fallo de un tribunal inferior que sostenía que el inmigrante Antonio Arteaga-Martinez, podía obtener una audiencia de fianza porque había estado detenido durante más de seis meses.

Grupos de migrantes piden no ser devueltos a su país, donde afirman que sufren amenazas de tortura, y exigen el derecho a comparecer ante un juez para, a la espera del resultado del procedimiento, quedar en libertad bajo fianza.

En 2019, la justicia les había dado la razón al considerar que tras seis meses de detención tenían derecho a tal audiencia.

El Gobierno del republicano Donald Trump, quien hizo de la lucha contra la inmigración ilegal un hito de su presidencia, pidió entonces a la Corte Suprema que revisara esta decisión, aplicable a miles de otros migrantes.

En 2021, el Gobierno del presidente Joe Biden, que asumió ese año prometiendo humanizar el sistema migratorio, continuó con este planteo, para disgusto de las asociaciones que defienden a los migrantes.

La poderosa organización de derechos civiles ACLU dijo en el momento de la audiencia que el Gobierno de Biden está "en el lado equivocado de la batalla".

Sin pronunciarse sobre la cuestión de la duración de la detención, la Corte Suprema consideró por unanimidad que nada en la ley les otorga este derecho.

Su mayoría conservadora agregó en un segundo expediente que los jueces federales no podían tomar decisiones nacionales en estos casos, sino solo caso por caso.

En Estados Unidos, la ley normalmente fija el plazo para aplicar una orden de expulsión en 90 días, pero autoriza en determinados casos a ir más allá.

En el año fiscal 2021 (del 1 de octubre de 2020 al 30 de septiembre de 2021), el tiempo promedio de detención de migrantes fue de 45,7 días, según estadísticas oficiales. (Télam)