El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, afirmó hoy que el país solo percibió 1% del dinero que debería haber ingresado y volvió a reclamar el fin de las sanciones aplicadas por varios países de Occidente.

“El ingreso nacional cayó a números dramáticos, no fue que cayó hace tres años, hoy está en números dramáticos”, dijo el mandatario esta tarde, durante su mensaje anual a la Asamblea Nacional (AN, parlamento).

“A esta hora que yo les hablo aquí, solo ingresó al país el 1% de lo que debía o debe ingresar”, expresó, y dijo que eso se debe a la “guerra” de gobiernos occidentales que procuraron establecer una intervención extranjera en el país.

Maduro sostuvo que desde 2015, Venezuela dejó de percibir el importe por 3.995 millones de barriles de petróleo, que valuó en unos 232.000 millones de dólares, y agregó que “el imperialismo y sus aliados” despojaron al país de 400 millones de dólares por día en ese lapso.

“La verdadera guerra se la han hecho a la industria petrolera, a la economía, para tratar de generar colapso total y generar las condiciones para un cambio de régimen y un golpe de estado con intervención extranjera”, indicó.

El jefe del palacio de Miraflores detalló que de las sanciones aplicadas al país, 42% estuvo dirigida a organismos de gobierno; 18,7%, a la industria petrolera; 17%, al sector de economía y finanzas, y 7%, al sector privado.

Dirigiéndose “al gobierno de Estados Unidos”, exclamó: “No queremos más sanciones, levanten las sanciones criminales sobre el pueblo de Venezuela, ya basta de sanciones criminales”.

“Ya basta de persecución económica, ya basta de persecución financiera; libertad, libertad económica, libertad comercial, libertad financiera, libertad para Venezuela, ya basta”, agregó, según la agencia de noticias Sputnik.

Maduro brindó su rendición de cuentas al parlamento en medio de multitudinarias protestas callejeras iniciadas el lunes, en Caracas y otras ciudades del país, en las que trabajadores de varios gremios, así como jubilados, reclaman aumentos de salarios.

Venezuela cerró el año con una inflación minorista de 305,7% en bolívares y de 53,6% en dólares -en una economía fuertemente dolarizada de hecho-, según el Observatorio Venezolano de Finanzas (OVF) y la firma Ecoanalítica, respectivamente.

El sueldo mínimo es de 130 bolívares, equivalente a 7,4 dólares a comienzos de esta semana según la tasa de cambio del Banco Central, según el diario digital Efecto Cocuyo.

La canasta básica costaba 474,87 dólares en noviembre pasado, según el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-FVM) y a fines de diciembre una familia necesitaba 40 salarios mínimos para poder solventarla, según el OVF. (Télam)