Los dos hijos varones del expresidente panameño Ricardo Martinelli, liberados hoy tras cumplir una condena en Estados Unidos por recibir sobornos de la constructora brasileña Odebrecht, quedarán en libertad en su regreso a Panamá y únicamente tendrán impedimento para dejar el país, informó su abogado.

"Ellos tienen fianza consignada por sus casos (pendientes) en Panamá y no pueden ser detenidos", señaló el abogado Carlos Carrillo, quien defiende en el país a los hijos del exgobernante, Luis Enrique y Ricardo Martinelli, según la agencia de noticias AFP.

Los hermanos Martinelli cumplieron dos años y medio de los tres años de condena que les impuso la justicia estadounidense, y pagaron una multa de 250.000 dólares, por recibir 28 millones de dólares en sobornos de Odebrecht, de los cuales 19 millones transitaron por cuentas norteamericanas.

"Confirmamos que Ricardo Alberto Martinelli Linares y Luis Enrique Martinelli Linares fueron liberados de la custodia de la Agencia Federal de Prisiones (FBP, en inglés) por buena conducta", informó ese organismo.

De la condena fijada, se descontó el tiempo que habían permanecido detenidos primero en Guatemala y después en Estados Unidos hasta que se conoció el fallo judicial.

En Panamá, los hermanos deben enfrentar con su padre un juicio por el caso Odebrecht y otro por el escándalo llamado "Blue Apple" (manzana azul), una trama para el cobro de comisiones para agilizar contratos bajo el gobierno de Martinelli (2009-14).

Sin embargo, "no pueden ser detenidos", según Carrillo, porque pagaron cada uno siete millones de dólares en fianzas: dos millones por el caso Odebrecht y cinco millones por el de "Blue Apple".

Aunque estarán en libertad, no podrán salir del país y están obligados a asistir a cada citación por los casos pendientes.

El tribunal que lleva la causa contra ellos había negado recientemente las fianzas a los dos hermanos, pero un tribunal superior revocó posteriormente esa medida, que había sido apelada por la defensa, explicó Carrillo.

En Nueva York, los hermanos se declararon culpables de los cargos que les imputaba la fiscalía estadounidense y responsabilizaron a su padre de haberles inducido a cometer los delitos.

Luis Enre y Ricardo Alberto dejaron hoy el Penal de Allenwood Low en Pensilvania, beneficiados por una rebaja de la pena por buena conducta. (Télam)