Los líderes de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) y su rama bávara, la Unión Social Cristiana (CSU), se pronunciaron hoy a favor de aliarse con Los Verdes y el Partido Liberal (FDP) para formar Gobierno, en medio de febriles negociaciones tras las elecciones generales en Alemania celebrados hace 10 días.

Tras una primera reunión exploratoria con la cúpula de Los Verdes (Die Grünen), el presidente de la CDU, Armin Laschet, dejó claro que una alianza de este tipo podría contar con el apoyo de una gran parte de la sociedad que permitiese modernizar y hacer avanzar al país.

"Pero por supuesto, el FDP (Partido Liberal) y Los Verdes tienen que decidir si ese es el camino por seguir", agregó Laschet, citado por la agencia de noticias alemana DPA.

Los conservadores, que quedaron en segundo lugar en los comicios del 26 de septiembre tras el Partido Socialdemócrata (SPD) aspiran a poder formar una coalición con liberales y verdes conocida como "Jamaica", por los colores verde, amarillo y negro de los partidos implicados, coincidentes con la bandera del país caribeño.

Paralelamente, verdes y liberales conversaron con los socialdemócratas del actual ministro de Finanzas, Olaf Scholz, vicecanciller y ministro de Finanzas saliente, líder del SPD, que sacó el 25,7%, sobre la posible formación de un tripartito que lleva el nombre de "semáforo", por los colores de las tres formaciones.

La dirección de Los Verdes anunció consultas internas sobre sus futuros pasos.

Click to enlarge
A fallback.

El copresidente verde Robert Habeck, dijo que en las conversaciones con los democristianos se exploraron posibles áreas de coincidencia, pero también se constataron ámbitos en los que prima el disenso.

Laschet, muy cuestionado en sus propias filas tras obtener la CDU/CSU el peor resultado histórico (24,1%), dijo que hubo un intercambio abierto y habló de un buen ambiente entre las formaciones.

Admitió que quedaron de manifiesto las diferencias, pero sostuvo que no se trataba de brechas insalvables.

El líder de la CSU, Markus Söder, calificó la primera reunión con Los Verdes de muy constructiva y honesta.

"Se caracterizó por la voluntad de explorar terrenos comunes, qué puentes se pueden tender, hasta dónde pueden llegar los caminos y qué estabilidad tienen los pilares sobre los que se va a recorrer este camino".

El dirigente bávaro dijo que había habido "buena convergencia" en muchos puntos, incluida la importante cuestión de la protección del clima, pero matizó que aún queda mucho por debatir en temas como el de la migración.

"Si todo el mundo estuviera dispuesto a acercarse a los demás, creo que habría grandes oportunidades de continuar estas conversaciones", subrayó Söder.

La copresidenta verde Annalena Baerbock, por su parte, sostuvo que su formación y la CDU/CSU tienden a estar más alejados en temas sociopolíticos, pero en otros ámbitos comparten preocupaciones como los de la digitalización y la transformación ecológica.

La reunión marca el final de una primera ronda de conversaciones exploratorias entre los principales partidos alemanes tras los comicios generales que marcan el fin de 16 años de gestión de la canciller Angela Merkel.

Los Verdes y el Partido Liberal (FDP), que se erigieron en tercera y cuarta fuerza en los comicios, fueron los primeros en reunirse la semana pasada.

El domingo, la cúpula del Partido Socialdemócrata (SPD), el más votado en las elecciones, se citó por separado con el FDP y Los Verdes para explorar las posibilidades de una alianza de Gobierno conjunta.

Luego, en la noche se celebró una reunión entre la CDU/CSU y el FDP.

Los Verdes se decantan por formar una coalición semáforo y el FDP, por su parte, se inclina más por aliarse con los democristianos, pero hasta ahora ninguno se comprometió. (Télam)