República Checa vota mañana y el sábado en elecciones presidenciales que definirán al sucesor del socialdemócrata Milos Zeman, quien se retira del cargo sin posibilidad de ser reelecto tras dos mandatos de cinco años al frente del país de Europa del Este.

El ganador quedará al frente de un país azotado por una inflación rércord y un abultado déficit fiscal atribuidos a la guerra en Ucrania.

Entre los ocho candidatos al cargo se destacan el ex primer ministro Andrej Babis, de 68 años, el exgeneral de la OTAN Petr Pavel, de 61, y la economista y exrectora universitaria Danuse Nerudova, de 44 años, la única mujer en la contienda.

Otros cinco candidatos, entre ellos el ultraderechista Jaroslav Bašta, competirán en los comicios aunque sin posibilidades de llegar a la segunda vuelta, según anticipan las encuestas.

"Hay 99% de certeza de que habrá balotaje", dijo a la AFP Josef Mlejnek, analista de la Universidad Charles de Praga.

A menos que alguno obtenga más de 50% de los sufragios en la primera ronda, habrá un balotaje el 27 y 28 de enero entre los dos aspirantes más votados.

Entre las funciones del presidente, un cargo mayormente protocolar en este país con sistema parlamentario, se destacan las de nombrar al Gobierno, elegir al jefe del Banco Central y a los jueces constituciones y presidir las fuerzas armadas.

Quien resulte electo será el cuarto presidente desde que la República Checa se separó de Eslovaquia en 1993.

Babis encabeza las encuestas por una leve diferencia aunque podría ser derrotado en segunda vuelta por Pavel o Nerudova.

El ex primer ministro es atacado por su pasado comunista como supuesto agente de la policía secreta y es cuestionado por sus negocios, con los que ha amasado una fortuna de 4.000 millones de dólares, según la revista Forbes.

El lunes, un tribunal de Praga lo absolvió en un caso de fraude con subsidios de la Unión Europea por 2 millones de dólares.

El candidato por el movimiento liberal conservador ANO, que fue jefe de Gobierno entre 2017 y 2021 cuando perdió la elección general, tiene un respaldo firme del 30% en los sondeos.

El actual jefe de Gobierno, Petr Fiala, de centroderecha, apoya a Pavel y Nerudova mientras que el presidente saliente Zeman, respalda a Babis.

Babis, el segundo hombre más rico del país, ha evitado en la campaña asistir a los debates optando por reunirse con ciudadanos.

Pavel, exparacaidista del Ejército y exjefe del Comité Militar de la OTAN entre 2015 y 2018, promete "restaurar el orden" en el país bajo su "liderazgo experimentado y tranquilo".

Nerudova, la candidata más joven, centró su campaña en las redes sociales, y siempre aprovechó la oportunidad de destacar sus fuertes lazos familiares.

Se trata de una académica de carrera que fue rectora de la Universidad Mendel en su ciudad natal de Brno, y prometió "dejar atrás el ego" y "comunicarse con todos los grupos de personas".

Babis apareció al frente en dos encuestas de opinión publicadas el domingo y el lunes por CNN Prima News y la agencia Ipsos.

En otras encuestas, publicadas en los mismos días por la televisión checa y la agencia Median, Babis quedó atrás de Pavel.

Babis y Pavel puntuaron entre 26% y 29,5%, mientras que Nerudova se situó entre 21% y 25%.

"Mi pronóstico es que Babis estará en la segunda ronda", comentó el analista Mlejnek. "La pregunta es si enfrentará a Pavel o a Nerudova".

Ninguno de los candidatos restantes alcanza más de 10%.

Los centros de votación abren mañana a las 14 (10 de Argentina) y cierran a las 22. El sábado reabren de 8 a 14. (Télam)