El presidente de México, Andrés López Obrador, agradeció hoy a los votantes que permitieron que su coalición política retuviera la mayoría simple de la Cámara de Diputados, pese a haber perdido la mayoría calificada de dos tercios, en las elecciones "libres y limpias" de ayer, en las que también ganaría 11 de las 15 gobernaciones en juego.

"Agradezco mucho porque como resultado de esta elección los partidos que simpatizan con el proyecto de transformación que está en marcha van a tener mayoría en la Cámara de Diputados", dijo el mandatario en conferencia de prensa.

De acuerdo con el conteo preliminar, el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), el partido de López Obrador, habría alcanzado entre 190 y 203 bancas de las 500 de la Cámara baja, un revés frente a los más de 250 asientos que posee actualmente y que le daban por sí solos una mayoría que ahora podrá alcanzar solo mediante negociaciones.

Si se mantiene unida la bancada oficialista de Juntos Haremos Historia, con Morena y sus aliados del Partido del Trabajo, Partido del Encuentro Social, Partido Verde y algunos independientes, podrían alcanza entre 265 y 298 escaños.

Pero aun así, la coalición oficialista pierde la mayoría calificada de dos tercios (333 escaños) con la que en esta primera etapa del mandato el Gobierno impuso varias reformas constitucionales.

Entre esas reformas figuran la extinción de dominio (que le permite al Estado utilizar los recursos incautados a la delincuencia organizada), la prisión preventiva oficiosa para crímenes de corrupción y otros, la creación de la Guardia Nacional, la paridad de género en cargos públicos, el acotamiento del fuero del presidente de la república, el reconocimiento constitucional a los pueblos afromexicanos y el carácter vinculante de la consulta popular y la revocatoria del mandato presidencial.

Esa mayoría calificada también fue la herramienta para impulsar varias enmiendas a normas como la Ley de Seguridad Interior, la que pone tope a los sueldos de los altos funcionarios, la prohibición de la condonación de impuestos, la legislación laboral en cuanto a la libertad sindical y la Ley de Austeridad Republicana, para regular el gasto excesivo en las dependencias estatales.

La oposición totalizará entre 181 y 213 bancas, un avance respecto de las 139 actuales, que forzará al oficialismo a una lógica de mayor negociación parlamentaria.

"Se votó no solo por un partido, por un candidato, se votó por un proyecto, en un sentido o en otro", agregó López Obrador.

Destacó que mantener más de la mitad de los asientos le permite asegurar el presupuesto para sus vastos programas sociales, que brindan apoyo monetario directo a adultos mayores, estudiantes de familias pobres y niños con discapacidad, así como para salud y educación.

"Significa tener garantizado el presupuesto y más específicamente tener garantizado el presupuesto suficiente para los mas necesitados, para los pobres", afirmó López Obrador.

La mayoría calificada es clave en la cruzada del mandatario izquierdista, que pretende devolver al Estado el control del sector energético, a contracorriente de leyes que abrieron la puerta al sector privado en 2014.

La nueva Cámara baja, que se renueva en su totalidad cada tres años, entrará en funciones el 1 de septiembre. El Senado, también dominado por Morena, se renueva cada seis años.

Ayer fueron elegidas, además, 15 gobernaciones y más de 21.000 cargos locales.

Morena y los partidos de la coalición oficialista se perfilaban en el conteo preliminar para ganar 11 de esas gobernaciones en juego, con lo que pasará a administrar 11 de los 32 estados del país.

El oficialismo gobernaba solo uno de los 15 estados que estuvieron en disputa ayer.

La fuerza política que respalda al Gobierno federal "no solo gana ese estado (Baja California), sino gana muchos otros", dijo López Obrador en conferencia de prensa.

Sin embargo, la coalición "Juntos haremos historia" solo triunfó en seis de las 16 alcaldías de la Ciudad de México, por debajo de la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, aliada del presidente y cuyo cargo no estaba en juego, mientras la alianza opositora "Va por México" ganó nueve municipios capitalinos, según la cifras preliminares del INE.

El Partido Acción Nacional (PAN, conservador) ganó otra alcaldía y en la restante aún no se conocía el resultado porque la diferencia era muy pequeña entre los contendientes.

Los partidos del oficialismo ganaron en los estados Baja California, Baja California Sur, Sonora y Sinaloa en el noroeste del país; Colima, Nayarit, Guerrero, Michoacán, con costas en pacífico en centro-sur del territorio; Tlaxcala y Zacatecas en el centro, y el petrolero Campeche en el sudeste.

Los estados en los que triunfan los partidos de la oposición son los norteños Nuevo León y Chihuahua, y los enclaves industriales del centro del país de Querétaro y San Luis Potosí. (Télam)