El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, prometió hoy "cero impunidad" para con los militares y agentes de seguridad que participaron en la represión de varios sectores entre 1965 y 1990, bajo gestiones del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y garantizó también el reconocimiento a los civiles y militares caídos durante esa llamada Guerra Sucia.

"Esa es la instrucción: el que no ocultemos nada, absolutamente, cero impunidad", afirmó López Obrador en el acto que marcó el inicio de tareas de una Comisión de la Verdad que buscará esclarecer abusos cometidos entonces por el Ejército y otras agencias de seguridad.

En ese periodo el Gobierno reprimió violentamente a grupos guerrilleros, estudiantiles y sindicales, ejerciendo prácticas violatorias de los derechos humanos como tortura, secuestro, ejecución extrajudicial y desaparición forzada.

"De esta manera honremos la memoria de los que perdieron la vida, de los que se nos adelantaron y que lucharon por un ideal o lucharon en cumplimiento de un deber", remarcó López Obrador.

La inclusión de los militares que murieron en acciones ocurridas en la época en un mecanismo de reconciliación y en un monumento conmemorativo fueron anunciados por el secretario de Defensa, general Luis Cresencio Sandoval, lo que dio paso a la protesta de los familiares de las víctimas civiles.

"Con orgullo les expreso que el propio mandatario autorizó inscribir los nombres de militares fallecidos con motivo de los hechos del pasado en el monumento a los caídos de las fuerzas armadas", dijo Sandoval, según la agencia AFP.

"¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!" o "¡Ni perdón, ni olvido!" fueron los gritos que de inmediato se escucharon en el lugar y que, inclusive, taparon la voz de Sandoval.

Reconoció el funcionario que algunas acciones militares durante aquella época "se alejaron de los principios de legalidad y humanidad", pero insistió en que históricamente las fuerzas armadas "han permanecido subordinadas" al presidente, su comandante supremo según la Constitución. (Télam)