Un convoy de ayuda humanitaria llegó hoy a Mekele, la capital de la región etíope de Tigré, por primera vez desde el lanzamiento de una operación del ejército federal contra un grupo separatista hace más de un mes, indicó el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

La comunidad internacional llevaba varias semanas pidiendo el acceso de la ayuda humanitaria a esta región, prácticamente aislada del mundo desde el inicio de una operación militar el 4 de noviembre destinada a destituir a las autoridades regionales disidentes.

"Es la primera vez desde que estallaron los enfrentamientos en Tigré, hace más de un mes, que llega una ayuda internacional a Mekele", destacó la CICR, radicada en la ciudad suiza de Ginebra.

Los siete camiones de la Cruz Roja transportan medicinas y material médico para atender a más de 400 heridos, y artículos para tratar enfermedades comunes y crónicas, consignó la agencia de noticias AFP.

Los recursos están destinados al hospital Ayder, principal establecimiento de Mekele, donde viven cerca de medio millón de habitantes, así como a la oficina regional de salud y a la farmacia de la Cruz Roja etíope en esa ciudad.

"Después de semanas sin abastecimiento, sin agua corriente y sin electricidad, los médicos y los enfermeros se vieron obligados a hacer elecciones imposibles entre los servicios que se podían mantener y los que se tenían que suprimir", indicó Patrick Youssef, director regional del CICR en África, refiriéndose al hospital Ayder.

Por su parte, el Ministerio de Salud también distribuyó hoy medicamentos y material médico a los centros de salud de la capital, según la organización.

En Etiopía, el segundo país más poblado de África, se enfrenta el ejército federal contra tropas afines al Frente de Liberación Popular (FLPT), el partido nacionalista que Gobierna la región norteña de Tigré.

Las tensiones se intensificaron en los últimos meses, pero las hostilidades recientes dispararon los temores de que una guerra civil que amenace la estabilidad del Cuerno de África, una de las regiones más turbulentas y estratégicas del planeta.

Se cree que más de un millón de personas en Tigré están desplazadas, incluidas más de 45.000 que huyeron a una zona remota del vecino Sudán. (Télam)