El expresidente colombiano Álvaro Uribe fue llamado hoy a declarar, junto a otras 26 personas, en la causa en la que se investiga una supuesta manipulación de testigos, soborno y fraude procesal, decisión del nuevo fiscal de la causa, apenas días después de que una jueza rechazara cerrar el proceso.

El fiscal Javier Cárdenas es el nuevo fiscal de la investigación, después de que el anterior, Gabriel Jaimes -uno de los hombres de mayor confianza del fiscal general, Francisco Barbosa-, opinara que debía cerrarse el caso porque, evaluó, habrían vencido los términos para continuar con la indagación.

La jueza Carmen Helena Ortiz ratificó el miércoles de la semana pasada que el proceso tenía que continuar debido a los vacíos de la investigación, entre ellos la omisión de la "sencilla, pero muy útil" tarea de interrogar al propio Uribe, en especial "para indagar sobre todas las inconsistencias, reales o aparentes, entre las múltiples versiones de hechos que han brindado testigos a lo largo del proceso".

El proceso contra Uribe se remonta a 2012, cuando el exmandatario inició un proceso jurídico contra el senador Iván Cepeda, del Polo Democrático, a quien acusó de dirigir una supuesta manipulación de testigos para acusarlo de vínculos con escuadrones paramilitares de ultraderecha.

Sin embargo, el proceso giró de manera inesperada cuando el Tribunal Supremo no sólo archivó la causa por falta de pruebas, sino que abrió una investigación contra Uribe por ese mismo crimen y por otro de fraude procesal, al considerar que los testimonios recopilados por Cepeda no fueron producto de manipulación ni de pagos.

Desde entonces, se abrieron dos investigaciones a Uribe, una por presionar presuntamente a antiguos paramilitares para que declararan contra Cepeda y otra por sobornar a Juan Guillermo Monsalve para que se retractara de sus afirmaciones que vinculan al expresidente con la creación de las Autodefensas en Antioquia.

Además de la citación a Uribe y a otras 26 personas, el fiscal también decidió siete inspecciones judiciales, que deben realizarse antes de 90 días, señalaron los diarios El espectador y El Nuevo Siglo.

Pasadas las entrevistas y las inspecciones, Cárdenas deberá determinar si existen méritos para formular o no acusación contra Uribe.

El lunes, el exmandatario cuestionó la decisión de la justicia de no archivar el caso, cuando “hay evidencias que acreditan que nunca” ordenó buscar testigos “sino corroborar información que llegaba”.

“Jamás tomé la iniciativa de ofrecer un beneficio ni pasó por mi mente pedir que mintieran u ocultaran la verdad. Que no es cierto que haya pretendido engañar a la justicia", dijo Uribe. (Télam)