El titular de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), el exvice del gobierno regional Oriol Junqueras, y los exconsejeros Raül Romeva y Dolors Bassa anunciaron hoy demandas contra el Estado español ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) por las condenas en su contra por promover el referendo independentista del 1 de octubre de 2017.

En conferencia de prensa, Junqueras, Bassa y Romeva dieron detalles de la demanda acompañados de los abogados Andreu Van den Eynde y Clara Serra, y de la secretaria general de ERC, Marta Rovira, en videoconferencia desde Suiza.

Las defensas de los dirigentes republicanos enmarcaron sus demandas en la "persecución política contra el independentismo".

En la presentación, hecha en la sede del Colegio de Periodistas de Cataluña, los denunciantes repasaron lo que consideran “agravios” de parte de la justicia española y advirtieron que en todo el proceso hubo "un prejuicio" que lo "contaminó".

Van den Eynde explicó que los tres dirigentes de ERC vivieron "indefensión" durante todo el proceso porque "se ha tergiversado todo el derecho" para perseguir, "no hechos delictivos, sino personas".

El letrado puso de relieve que en los últimos recursos presentados ante el Tribunal Constitucional tres magistrados de los nueve que lo integran les dieron la razón al reconocer que se vulneraron derechos fundamentales, y en uno de los votos particulares se asegura que la sentencia "no describe hechos probados".

En las demandas presentadas ante el tribunal europeo se argumenta, según la abogada Serra, que los tres exconsellers fueron condenados "a una pena desproporcionada y en aplicación de un delito imprevisible", y que se les restringió "arbitrariamente la libertad, tanto de forma cautelar como después en la condena".

Junqueras alertó que “la causa se ha construido sobre la base de condenar por delitos que no existen en el Código Penal", algo que ahora Europa "comienza a saber".

Para Junqueras, toda la maniobra apunta a que ninguno pueda ejercer como legislador en ninguno de los cuerpos.

“La causa se ha construido en base a la deshumanización de las personas y también saltándose y vulnerando la jurisprudencia europea", insistió, según el sitio de LaInformación.

Romeva, en tanto, afirmó que no hay ninguna acusación concreta "más allá que la de expresarse", la de "defender unas ideas", y expresó su confianza en que se logre justicia a partir de “una mirada europea, una mirada internacional".

Finalmente, Bassa dijo que no se sintió juzgada por hechos, "sino que el resultado ya estaba decidido" en una "causa política", con el objetivo de "descabezar" al movimiento independentista.

Los recursos de Junqueras, Romeva y Bassa señalan varias presuntas vulneraciones de sus derechos, entre ellos el principio de legalidad, a la libertad, a la libertad de expresión, a un juicio justo y a la presunción de inocencia. (Télam)