Los gobernantes de los 27 países de la Unión Europea (UE) se reunirán hoy en una cumbre virtual para abordar las dificultades en el suministro de vacunas contra el coronavirus, además de cuestiones internacionales y las relaciones con Turquía

En la jornada se sumará a las discusiones el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en una clara señal de la recomposición de las relaciones transatlánticas.

Sin embargo, la prioridad absoluta en las discusiones está en resolver la lentitud con que avanzan las campañas de vacunación, en momentos en que varios países del bloque vuelven a adoptar medidas de restricción ante la tercera ola de la pandemia.

En la víspera, la Comisión Europea endureció drásticamente su sistema de control a las exportaciones de vacunas producidas en su territorio hacia países fuera del bloque, en una tentativa de resolver un problema a todas luces evidente.

Esta decisión provocó una irritada reacción del Reino Unido, principal país receptor de las vacunas producidas en la UE y exportadas por los propios laboratorios.

Las dos partes mostraron su voluntad de encontrar una solución, según dijeron anoche en una nota conjunta.

El dispositivo permite evitar las exportaciones de vacunas a países que produzcan dosis pero bloqueen el envío hacia la UE.

También podrían bloquearse las exportaciones a países cuyas poblaciones ya están ampliamente vacunadas o que se benefician de una mejor situación epidemiológica.

La iniciativa genera posiciones encontradas dentro de la UE.

Algunos países, como Francia, defienden el mecanismo de control alegando que permite a Europa "defender sus intereses".

Otros, como Irlanda, se oponen a cualquier "bloqueo" a la exportación de dosis, y Bélgica, que funciona como un centro distribuidor, expresó preocupaciones con los efectos en las cadenas de suministro.

Diplomáticos indican que esta misma preocupación ya fue expresada por Alemania y Países Bajos.

Un diplomático europeo dijo que es necesario "tener mucho cuidado con las decisiones de prohibir exportaciones, especialmente cuando se trata de empresas que cumplen sus contratos", informó la agencia de noticias AFP.

La UE aprobó hasta ahora la utilización de las vacunas desarrolladas por Pfizer/BioNTech, Moderna, AstraZeneca y Johnson & Johnson.

Pero AstraZeneca está en el centro de una controversia por sus retrasos de producción y entrega, y las sospechas de la UE de que utiliza vacunas producidas en territorio europeo para enviarlas al Reino Unido.

Pero aún en los casos en que las vacunas son distribuidas, ha habido quejas por los criterios adoptados en la repartición. Austria ha criticado abiertamente la distribución de dosis, alegando que es perjudicada, y pidió que los criterios sean ajustados.

La situación general provocada por la pandemia llevó al presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, a decidir que esta cumbre se realice de forma virtual.

El responsable buscaba que las reuniones fueran presenciales, pero la gravedad de la crisis sanitaria lo convenció a optar por el sistema de videoconferencias.

Los líderes también discutirán la propuesta del pase verde sanitario, un certificado de vacunación con el que se espera poder reactivar el turismo, una fuente esencial de ingresos para numerosos países del bloque.

Después de decidir que la cumbre sería por videoconferencia, Michel invitó a Biden a sumarse y el mandatario estadounidense aceptó de inmediato.

Aunque se espera que el contacto sea breve, representa la reapertura de canal de diálogo con un aliado esencial para la UE y el primer paso para retomar la cooperación.

En la segunda fase de la cumbre los líderes de la UE se concentrarán en cuestiones internacionales, en particular las relaciones con Turquía, otro aliado fundamental de la UE y un miembro de la OTAN, con el que las tensiones recientes generaron preocupación.


(Télam)