El líder del grupo criminal colombiano Clan del Golfo, Dairo Úsuga, alias Otoniel, extraditado en junio a Estados Unidos por narcotráfico, pidió hoy al gobierno entrante que presidirá Gustavo Petro buscar opciones para iniciar diálogos de paz.

"Se le hace un llamado al gobierno nacional para buscar un acuerdo de paz que todos los colombianos anhelamos", escribió en un corto comunicado publicado por uno de sus abogados defensores.

Además, Otoniel le recomendó al Clan del Golfo suspender el "plan pistola" que lleva adelante, con el que inició una ofensiva militar contra los integrantes de la Fuerza Pública.

"Un llamado al Estado Mayor de las Autodefensas para que cesen las actividades en contra de la Fuerza Pública en Colombia. No más paros armados que le están haciendo daño a la población civil", dice la comunicación difundida por la agencia de noticias Sputnik.

Con el "plan pistola", el Clan del Golfo ofrece recompensas de hasta 4.500 dólares a quienes asesinen a policías o soldados.

En lo que va del año, al menos 100 integrantes de la Fuerza Pública de Colombia han sido asesinados por parte de organizaciones ilegales, entre ellas el Clan del Golfo.

Petro asumirá el próximo domingo, tras lo cual Colombia dejará atrás cuatro años de neoliberalismo impulsado por el actual mandatario Iván Duque, que sumió al país en una de sus peores crisis económicas y sociales de la historia y se retirará con menos del 20% de aprobación ciudadana.

(Télam)