El presidente de la Duma, la Cámara baja del parlamento ruso, Viacheslav Volodin, impulsa una iniciativa para que el Estado confisque los bienes de los disidentes "que insultan a Rusia" y a militares que desde el exilio, apoyan de forma explícita a "villanos, nazis y asesinos", informaron hoy medios de ese país.

"Viven cómodamente (...) Desde el extranjero alquilan sus inmuebles (en Rusia), siguen cobrando honorarios a costa de ciudadanos rusos y encima se permiten echar lodo a Rusia, insultando a nuestros soldados y oficiales. Se sienten a salvo, creen que están fuera del alcance de la justicia", dijo el legislador en su cuenta de Telegram, en el marco de la invasión a Ucrania.

Estos "canallas" buscan "ganar puntos y preservar su bienestar" fuera de Rusia, agregó, citado por la agencia rusa de noticias Sputnik.

En su opinión, lo correcto en este contexto sería introducir una enmienda en el Código Penal que permitiera "confiscarles a los canallas los bienes que poseen en la Federación de Rusia, que no les faltan, para resarcir el daño".

El pasado 25 de diciembre, Volodin propuso anular los beneficios fiscales y subir impuesto a las personas que abandonaron Rusia en estos últimos meses, mientras las exigencias de represalias contra connacionales que critican al país desde el extranjero se multiplicaron en los primeros días de enero.

El detonante fue un comentario del actor Artur Smolianínov, quien criticó en duros términos la invasión rusa a Ucrania iniciada el pasado 24 de febrero y emigró en octubre pasado.

En una entrevista reciente, Smolianínov dijo que, si fuera a pelear en este conflicto, sería del lado de Ucrania, y que le importa "un bledo" la eventual desintegración de Rusia al final, aunque quede una sola región y el resto se reduzca a "ceniza radiactiva".

El 9 de enero se supo que el Comité de Investigación abrirá un caso penal contra el actor, si bien no está claro por el momento qué delito se le va a incriminar. (Télam)