El presidente del Partido Conservador británico, Nadhim Zahawi, se enfrenta a presiones para presentar su dimisión tras una polémica surgida en torno del pago de sus impuestos, lo que llevó al primer ministro, Rishi Sunak, a solicitar la ayuda de un asesor ético independiente para investigar el caso.

Zahawi, de 55 años, tiene sus finanzas bajo escrutinio tras ser acusado de pagar 4,8 millones de libras esterlinas de multa para resolver una deuda fiscal .

La multa del departamento de Hacienda conocido como HMRC por sus siglas en inglés, se debió a la falta de pago del impuesto a las ganancias de capital por la venta de acciones de la consultora YouGov por valor de más de 20 millones de libras, dijo una fuente al diario The Guardian.

Se espera que la investigación determine si Zahawi, quien fue ministro de Finanzas durante el Gobierno de Boris Johnson, infringió el código ministerial.

Según la BBC, Zahawi habría pagado la multa a las autoridades fiscales mientras estaba en ese cargo.

Zahawi se defendió argumentando que su pago atrasado de impuestos y una multa, fue el resultado de un descuido más que de un intento deliberado de evadir tributos y espera que se pueda poner fin a esta confusión y centrarse en su trabajo de gobernar el país.

Sin embargo, los líderes de la oposición están pidiendo que Zahawi sea destituido inmediatamente de la cúpula partidaria, con el líder laborista, Keir Starmer, presionando fuertemente.

Mientras, la líder laborista adjunta, Angela Rayner, dijo que "otra más" de las historias de Zahawi se estaba "desmoronando" con los conservadores "sumergidos en amiguismo y corrupción".

También pesan sobre el Partido Conservador acusaciones de que un presidente de la BBC, Richard Sharp, supuestamente ayudó a Johnson a organizar una garantía sobre un préstamo de hasta 800.000 libras esterlinas semanas antes de que el entonces primer ministro lo recomendara para el puesto.

Por su parte, la primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon, afirmó que la posición de Zahawi es "insostenible" como presidente del Partido Tory.

Según Sturgeon, si Zahawi no renuncia, entonces el primer ministro debería destituirlo de su cargo.

Zahawi, quien ocupó el puesto más importante del Gabinete británico, fue el encargado del exitoso primer programa de vacunación contra el coronavirus.

Llegó al Reino Unido con 9 años, huyendo del régimen de Sadam Hussein en Irak, donde nació, y a pesar de las dificultades de su aprendizaje inicial con el idioma, concluyó su carrera licenciándose en ingeniería química por la prestigiosa University College London y convirtiéndose en uno de los ministros más ricos del país.

Su habilidad comunicativa ha ganado el respeto de sus colegas conservadores y lo ha convertido en una figura respetada en el mapa político. (Télam)