El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, designó en las últimas horas a Mauro Falconí como nuevo ministro de Salud, quien será la cuarta persona al frente de la cartera desde que comenzó la pandemia.

El funcionario reemplazará Rodolfo Farfán que renunció ayer tras estar 20 días en el cargo y después de que venciera el plazo ordenado por un juez para que presentara una lista con las personas que fueron vacunadas contra el coronavirus en el país.

El fin de semana pasado se conoció que fueron inoculadas personas que no están en la primera línea de la lucha contra la pandemia, en una lista que puede crecer y que según trascendió en la prensa local alcanza a académicos, políticos y periodistas.

Moreno le dio la bienvenida a Falconí, exdirector de la Agencia de Regulación y Control Sanitario (Arcsa), con un mensaje en su perfil de Twitter en el que aseguró que el país seguirá "impulsado el Plan de Vacunación hasta el objetivo de inmunizar a todo el país".

Además, el presidente agradeció por sus servicios a Farfán, que alegó motivos de "confidencialidad" para no entregar el listado de vacunados, si bien la justicia le había dado un plazo de 15 días para que lo haga.

Por su parte, Falconí aseguró al diario El Comercio que publicará la lista solicitada en una de sus primeras acciones como ministro de Salud.

En este contexto, la Secretaría General de Comunicación de la Presidencia confirmó ayer que Lenín Moreno y su esposa, Rocío González, así como diez funcionarios que trabajan junto al presidente fueron vacunados contra el coronavirus al ser considerados como personal de primera línea.

Según la información oficial, Moreno tiene doble condición de vulnerabilidad al ser adulto mayor y una persona con discapacidad, "dos condiciones de alto riesgo" que "obligan a crear un cerco epidemiológico en su entorno cercano".

"El Gobierno ha estado y estará siempre dispuesto a colaborar en todas las investigaciones que la Función Judicial determine pertinente dentro del Plan de Vacunación", indicó un comunicado reproducido por la agencia Europa Press.

En Ecuador aumentan los reparos al plan de vacunación, tras hacerse público que el último fin de semana se vacunaron más de 600 socios de un club exclusivo de Guayaquil, donde además fueron inmunizados tiktokers y chefs, es decir, personas alejadas de la lucha en primera línea contra el coronavirus.

Hasta ahora, el Gobierno suministró la primera de las dos dosis de la vacuna de Pfizer a unas 119.000 personas.

El Gobierno del presidente Moreno, que concluirá el 24 de mayo próximo, sostiene que negoció la compra de 20 millones de dosis de vacunas anticovid con laboratorios como la alianza estadounidense-alemana Pfizer/BionNTech, la china Sinovac y la británica AstraZeneca para inmunizar a 10 millones de personas.

La dimisión de Farfán no es la única en estos últimos días dentro del Ejecutivo de Moreno.

El 6 de marzo, el hasta ese momento titular de la cartera de Transportes y Obras Públicas, Gabriel Martínez, reemplazó al ministro de Gobierno, Patricio Pazmiño, tras su renuncia después de la serie de motines en cárceles que dejaron 80 presos muertos y en medio de cuestionamientos de la oposición.

También dejaron sus cargos recientemente quien era ministro de Relaciones Exteriores, Luis Gallegos, y el secretario general de Gabinete, Juan Sebastián Roldán.

El próximo 11 de abril Ecuador celebrará el balotaje presidencial que definirá al sucesor de Moreno entre el correísta Andrés Arauz y el empresario de derecha Guillermo Lasso. (Télam)