Una docena de legisladores de los partidos opositores Creemos y Coalición Ciudadana (CC) de Bolivia viajaron a Estados Unidos para denunciar ante instancias internacionales presuntas violaciones de derechos humanos cometidas por el Gobierno, lo que mereció el repudio de dirigentes del oficialismo.

Según reportó el sitio del diario El Deber, los parlamentarios se reunirán con autoridades y representantes de diferentes organismos internacionales, entre ellos la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Organización de Estados Americanos (OEA).

La senadora de Creemos Centa Rek explicó que las denuncias están aglutinadas en un documento compuesto por cinco puntos, entre los que destacan la ejecución de acciones "ilegales y arbitrarias" de persecución política a líderes opositores, policías, militares y otras personas de la sociedad civil, que generaron detenciones preventivas.

A su juicio, estas acciones vulneran normas del Derecho Internacional y garantías internacionales, como el debido proceso o la presunción de inocencia.

Entre otros puntos, los parlamentarios también denunciarán la influencia del gobernante Movimiento Al Socialismo (MAS) en la Justicia y la vulneración del orden democrático.

Otra denuncia se orienta hacia la creación de “la narrativa del golpe de Estado" contra el expresidente Evo Morales, obligado a renunciar por las Fuerzas Armadas y policiales en noviembre de 2019.

Una denuncia por ese golpe derivó en las detenciones de la exmandataria de facto Jeanine Áñez, de varios de quienes fueron sus ministros y de jefes militares y policiales, en tanto otras causas por presunta corrupción y por un préstamo del FMI también involucran a la expresidenta y otros entonces funcionarios.

"Consideramos de alta importancia este viaje; buscamos sólo el respeto a los derechos humanos y sus garantías, dentro del ámbito democrático e internacional", señaló Rek.

El diputado Erwin Bazán, de Creemos, ratificó que el grupo presentará documentación que respalde las denuncias que prueban la supuesta vulnerabilidad a los derechos humanos en el país.

"Esta bancada lleva la fuerza de la palabra y con abundante material de las violaciones al debido proceso y la ruptura del orden democrático", remarcó Bazán.

Desde el oficialismo, el jefe de la Cámara de Diputados, Freddy Mamani, cuestionó el viaje, que, advirtió, atenta “contra la soberanía del país al buscar la intromisión ante una supuesta vulneración” de los derechos humanos.

“Ellos están abiertamente traicionando a nuestro país por buscar ese tipo de encuentros. Nosotros consideramos que cualquier tipo de determinación es como una intromisión a nuestro país; no vamos a permitir eso. Somos soberanos y sabemos resolver nuestros problemas internamente”, aseveró Mamaní, según la estatal agencia ABI.

Por su parte, el diputado Juanito Angulo advirtió que el viaje buscaría coordinar y recoger los libretos para intentar generar procesos de desestabilización en Bolivia.

“El único camino que tiene la oposición es llegar al poder a través de la fuerza, como han llegado el 2019, mediante un golpe de Estado. Y estas denuncias que supuestamente van a presentar, más bien, es una reunión para coordinar y recibir el libreto para intentar generar un nuevo proceso de desestabilización en el país”, lamentó Angulo. (Télam)