Un integrante del Estado Islámico (EI) que había asumido su responsabilidad en la muerte de cuatro rehenes estadounidenses en Siria, así como en el secuestro y tortura de unos 20 occidentales durante el conflicto bélico en ese país, fue condenado hoy a cadena perpetua por un tribunal federal de Alexandria, cerca de Washington.

El condenado es Alexanda Kotey, un exciudadano británico de 38 años, miembro de la banda de secuestradores del EI a quienes llamaban los "Beatles".

Otro integrante de esta célula, El Shafee el Sheij, también arrestado por las fuerzas kurdosirias en 2018, fue declarado culpable en abril y la sentencia se conocerá dentro de unos meses.

Los dos estuvieron hoy en la corte de Alexandria, donde los familiares de sus víctimas pudieron pedir la palabra por última vez.

"Secuestraron, torturaron y participaron de los asesinatos de personas buenas e inocentes, y ahora van a tener que vivir con ello por el resto de sus vidas", afirmó la británica Bethany Haines, hija de una de las víctimas, David Haines, un cooperante decapitado por el tercer integrante de los "Beatles", Mohamed Emwazi, muerto en un ataque con drones en 2015.

Los rehenes apodaron los Beatles a los tres yihadistas, que crecieron y se radicalizaron en Londres, por su acento británico, señaló la agencia AFP.

Durante el tiempo que permanecieron en Siria, de 2012 a 2015, el trío supervisó la detención de al menos 27 periodistas y cooperantes de Estados Unidos, Reino Unido, Francia, España, Italia, Alemania, Dinamarca, Suecia, Bélgica, Japón, Nueva Zelanda y Rusia.

Una decena de ellos fueron ejecutados y a veces los yihadistas grabaron sus muertes en videos de propaganda del Estado Islámico. (Télam)