El presidente electo de Ecuador, Guillermo Lasso, recibió hoy la credencial que lo declara como el próximo jefe de Estado del país y, en su discurso, destacó la “incontestable voluntad de cambiar” de los ecuatorianos que le dieron el triunfo el 11 de abril pasado.

Lasso habló alrededor de 30 minutos en el acto en el que recibió de parte del Consejo Nacional Electoral (CNE) la credencial que lo formaliza como presidente electo y que dijo aceptar “con absoluta humildad”.

“Haré todo lo humanamente posible para estar a la altura de tan soberano encargo”, subrayó en el patio del Centro Cultural Metropolitano, en el Centro Histórico de Quito, según el sitio del diario El Comercio, y agregó que su victoria significó la derrota de quienes pensaban que “el ciclo de miedo y amenazas no se rompería nunca”.

El exbanquero consideró que en las elecciones pasadas en Ecuador, que debió ir a dos vueltas, el país aprendió que “solo hay una respuesta posible ante el autoritarismo: democracia y más democracia”, y manifestó que desde el lunes, cuando asuma la jefatura del Estado, será “un instrumento de esa voluntad de encuentro ciudadano”.

En el acto también recibió sus credenciales el designado vicepresidente, Alfredo Borrero, frente a más de 100 invitados especiales del CNE, entre ellos familiares de Lasso -sus hermanos y cinco hijos-, legisladores y representantes de organizaciones.

Un grupo de seguidores del candidato de CREO se congregó frente al Palacio de Carondelet –sede del Poder Ejecutivo- para vivar a Lasso, que saludó a varios de ellos desde el asiento de acompañante de la camioneta en la que se retiró. (Télam)