El presidente ecuatoriano Guillermo Lasso planteó este viernes en Madrid la necesidad de un "Plan Ecuador" contra el narcotráfico, en alusión al Plan Colombia financiado durante más de 15 años por Estados Unidos.

Asimismo, el presidente derechista planteó la necesidad de contar con una ley que permita el derribo de vuelos ilegales, y reveló que al llegar al Gobierno se encontró con un tercio del territorio sin control aéreo de radares.

"Ecuador solo no puede salir adelante (...) He planteado inclusive la posibilidad de que ya es hora de un 'Plan Ecuador'", dijo Lasso en una charla organizada por el diario español ABC, según reprodujo la agencia de noticias AFP.

"Ese plan demanda el apoyo y el respaldo de países amigos, de los Estados Unidos, de la Unión Europea", añadió en presencia del expresidente del gobierno español José María Aznar, también conservador, con quien compartió la charla.

Estados Unidos entregó entre los años 2000 y 2016 más de 7.000 millones de dólares a Colombia en virtud del plan que lleva el nombre del país cafetero, pero el dinero terminó volcándose en el combate a las guerrillas y Colombia sigue siendo el primer productor mundial de cocaína (el 64% de la del mundo en 2019, según la Oficina de la ONU contra la droga y el delito, UNODC).

Ecuador, que comparte fronteras con Perú y Colombia, ha pasado en los últimos años de ser país de tránsito de la droga hacia Estados Unidos y Europa a serlo de almacenamiento y procesamiento.

Click to enlarge
A fallback.

"Eso es una realidad nueva con la que despierta el gobierno ecuatoriano, y causa problemas de inseguridad en las cárceles, y causa problemas de inseguridad en las calles", sentenció el presidente, en la segunda de las tres jornadas de su visita a España.

A causa principalmente del narcotráfico, los índices de violencia han crecido en Ecuador, un país con 17,7 millones de habitantes. La tasa de homicidios pasó de 7,8 por cada 100.000 habitantes en 2020 a 10,6 entre enero y octubre de 2021, según el gobierno.

Presos de bandas vinculadas al narco también sostienen una lucha por el poder, lo que ha dejado unos 250 reclusos muertos este año.

"Encontré casi un tercio del territorio ecuatoriano sin control aéreo" al llegar al poder en mayo, reveló Lasso, y prometió que para marzo de 2022 como mucho tendrán radares cubriendo el 100% del territorio.

"Pero no es suficiente", estimó, defendiendo la aprobación de "una ley que autorice el derribo de vuelos irregulares cuando no acepten el control del Estado". (Télam)