El electo presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, destacó hoy que el respaldo que logró para ser designado mandatario “es el mismo que se necesitará como Gobierno para superar la crisis” y, en un nuevo llamado a la unidad nacional, afirmó que no debería ser sorpresa si en su gabinete aparecen dirigentes de otras fuerzas políticas.

“A nadie le debería extrañar que en mi futuro gabinete haya gente de otras tiendas políticas, incluso los que no han coincidido con mis propuestas iniciales. No perseguiremos a nadie; eso se ha terminado en Ecuador”, remarcó.

En su primera conferencia de prensa desde que ayer ganó la segunda vuelta, en un hotel de Quito, el exbanquero agradeció a quienes lo votaron, especialmente a los sectores indígenas de la Sierra y la Amazonía, donde ganó con holgura, y a quienes no.

“El apoyo que nos han brindado es el apoyo que vamos a requerir como Gobierno, para superar una crisis económica, una crisis sanitaria, una crisis moral y ética y de seguridad”, expresó.

Insistió en convocar a la unidad y prometió que sus brazos estarán “extendidos” para toda la sociedad civil y para los líderes políticos “sin excepción alguna”, porque el país necesita construir.

Advirtió, no obstante, que su mensaje de no perseguir opositores no significa que no luchará contra la corrupción, “pero la justicia debe actuar con independencia y si pide información al Gobierno se le dará”, reportó el sitio Primicias.

Avisó el mandatario electo que buscará que “el dinero mal habido regrese a las arcas fiscales”, pero también reclamó a los empresarios que paguen sus impuestos porque “debemos compartir nuestro éxito con la población ecuatoriana”.

Lasso se impuso en el balotaje de ayer sobre el correísta Andrés Arauz con el 52,47 % de los votos, después de que ambos se ganaran el derecho a estar en la segunda vuelta en los comicios del 7 de febrero. Asumirá la jefatura del Palacio de Carondelet el 24 de mayo.

El presidente electo informó que sus colaboradores Iván Correa Calderón y Juan Carlos Holguín encabezarán el proceso de transición con el gobierno de Lenín Moreno.

Adelantó que será prioridad fundamental de su administración el proceso de vacunación, y que esta misma semana empezará a “definir los mejores nombres para llevar a cabo ese proceso”, y ratificó su meta de vacunar a 9 millones de ciudadanos en los primeros 100 días de su gestión.

“La prioridad no solo es sanitaria y de salud, sino económica: es la vacunación. Necesitamos que la gente pierda el miedo y salga a las calles a reactivar la economía. Para eso debemos estar vacunados”, manifestó.

Respecto de la deuda externa, reseñó que como hubo una renegociación reciente “en los próximos cuatro años no hay vencimientos importantes”. (Télam)