El líder de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) y candidato del bloque conservador a la Cancillería de Alemania, Armin Laschet, se declaró hoy dispuesto a abandonar su cargo para relanzar el partido tras el histórico revés electoral que, a la vez, constituyó un duro golpe contra Angela Merkel, la política más poderosa e influyente del país.

"Vamos a abordar rápidamente el tema del nuevo equipo de la CDU, desde el presidente hasta la dirección del partido y el comité ejecutivo federal", aseguró en una conferencia de prensa en Berlín, cuando lleva menos de un año en el cargo.

Laschet, de 60 años, conocido por su tenacidad, aclaró que pedirá la celebración de un congreso de la fuerza para decidir "sobre el futuro y la reorganización" al frente del partido. No especificó cuándo ni dónde.

"Desde la retirada de Angela Merkel de la presidencia del partido tenemos un debate incesante" en torno a la dirección, dijo.

Laschet llevó al bloque de la CDU y la Unión Social Cristiana (CSU) a su peor resultado histórico (24,1%), por detrás de los socialdemócratas (SPD), 25,7% en los comicios del 26 de septiembre pasado.

Ambos bandos dependen de lo que puedan negociar ahora con Los Verdes y el Partido Democrático Libre (FDP) para formar el nuevo Gobierno, refirió la agencia de noticias Europa Press.

Click to enlarge
A fallback.

"El gran proyecto de Jamaica (como se conoce la alianza entre conservadores, liberales y ecologistas) no fracasará por culpa de una persona", expuso Laschet,

En ese sentido reiteró la oferta para formar la coalición de Gobierno que ya se intentó tras las elecciones de 2017 y fracasó, asegurando que "se mantiene hasta el último segundo" con la esperanza en el que se forme una nueva alianza.

Las declaraciones de Laschet se producen en medio de un acercamiento entre la otra gran coalición que ya ha dado muestras de una postura negociadora, después de que Los Verdes y el FDP anunciaran su voluntad de impulsar una coalición de Gobierno liderada por los socialdemócratas. (Télam)