Las autoridades de Rusia, Bielorrusia y Myanmar no fueron invitadas al funeral de Estado de la reina Isabel II como represalia a sus políticas fuera o dentro de sus fronteras, confirmaron fuentes ministeriales a los medios británicos.

En la discriminación de invitaciones, el Reino Unido aprovechó así para sentar posición respecto de algunos personajes mundiales sobre quienes pesan denuncias de violaciones a los derechos humanos o, como en el caso del líder ruso, Vladimir Putin, por la invasión a Ucrania.

De todos modos, el viernes pasado, al día siguiente de la muerte de la soberana de 96 años, quien ocupó la corona del Reino Unido durante siete décadas, el Kremlin afirmó que la asistencia de Putin a los funerales no era "una opción real".

De acuerdo con las decisiones sobre el tema conocidas hoy, la República Islámica de Irán estará representada solo a nivel de embajadores.

La no invitación a Rusia alcanza también a Bielorrusia, país al que se le reclama que apoyó la invasión a Ucrania y realizó ejercicios militares conjuntos con Rusia.

Myanmar, por su parte se enfrentó a sanciones después de que un golpe de Estado derrocara al gobierno civil de Aung San Suu Kyi en febrero del año pasado y ha mantenido relaciones amistosas con Rusia.

Sorprendió a la prensa local que entre los invitados al funeral se encuentra el líder de extrema derecha y presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.

El mandatario es considerado un paria internacional por su papel en la deforestación a gran escala de la Amazonia que ha sido calificada como una "catástrofe" para el medio ambiente.

En total se enviaron invitaciones a alrededor de 500 líderes y jefes de Estado de todo el mundo.

El funeral de la reina, a celebrarse el lunes próximo, contará con una operación policial sin precedentes para la Policía Metropolitana de Londres.

Jefes de Estado de todo el mundo llegarán a Londres. Algunos de ellos cenarán con el rey Carlos III el domingo por la noche antes de asistir al funeral en la Abadía de Westminster, informa la BBC.

Además del presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, se espera que asistan el emperador de Japón, el rey y la reina de España, el rey y la reina de Bélgica, el príncipe y la princesa de Mónaco y los presidentes y primeros ministros de toda la Commonwealth y la Unión Europea.

Los jefes de Estado solo podrán traer a otra persona y la mayoría de los invitados serán trasladados en ómnibus a la Abadía de Westminster.

Se cree que habrá algunas excepciones, como la del presidente Biden, que podría viajar por separado por razones de seguridad. (Télam)