El Kremlin anunció hoy que las entregas de armas a Ucrania anunciadas la semana pasada por países occidentales no harán más que "prolongar el sufrimiento" de los ucranianos y "no cambiarán" el equilibrio de fuerzas en el terreno de combate, cuando la guerra entre las dos exrepúblicas soviéticas se acerca a cumplir 11 meses.

"Europa, la OTAN y Estados Unidos ya han inyectado decenas de miles de millones de dólares a Ucrania y en entregas de armas", declaró a la prensa en Moscú el vocero del Kremlin, Dmitri Peskov.

"Fundamentalmente, esas entregas no pueden cambiar y no cambiarán nada (...) Esas entregas no harán más que prolongar el sufrimiento del pueblo ucraniano", agregó Peskov citado por la agencia de noticias AFP.

La semana pasada, Estados Unidos anunció una nueva ayuda militar para Ucrania, evaluada en más de 3.000 millones de dólares, con 50 blindados de infantería Bradley y decenas de vehículos blindados de otro tipo.

Alemania indicó que suministrará 40 blindados ligeros "Marder" a Kiev, destinados al transporte de tropas, y una batería de defensa antiaérea Patriot.

Francia anunció que enviará carros de combate ligeros AMX-10 RC pero no precisó cuántos.

En esta línea, el secretario del Consejo de Seguridad ruso, Nikolai Patrushev, señaló hoy que "los acontecimientos en Ucrania no son un enfrentamiento entre Moscú y Kiev, sino que es un enfrentamiento militar de la OTAN, y sobre todo Estados Unidos y Reino Unido, contra Rusia".

El responsable de la Seguridad Nacional rusa acusó a los líderes de la Alianza Atlántica de "temer el contacto directo" con Rusia y que por ello están utilizando a los ucranianos, a quienes llevan "a una muerte segura".

"En aras de sus ambiciones, occidente prácticamente está destruyendo al pueblo ucraniano, obligando a la población activa a morir en el campo de batalla y llevando al resto de la población a la pobreza", zanjó Patrushev, durante una entrevista con el periódico ruso AiF.

Desde que comenzó la ofensiva rusa en Ucrania, el 24 de febrero de 2022, los países occidentales que apoyan a Kiev brindaron apoyo financiero y militar, sobre todo suministrando cañones.

Las autoridades ucranianas solicitaron tanques pesados que podrían ser utilizados en fases de asalto, pero hasta la fecha sus aliados se los negaron temiendo que estos puedan derivar en una escalada con Moscú.

En tanto, el papa Francisco volvió a pedir hoy una "reforma de los organismos multilaterales" que, según el sumo pontífice necesitan "un replanteamiento profundo".

En su tradicional saludo anual a los embajadores ante el Vaticano, Francisco hizo una nueva condena al "reguero de muerte y destrucción" provocado por la guerra en Ucrania.

"Esto exige una reforma de los organismos que hacen posible su funcionamiento, para que sean realmente representativos de las necesidades y de las sensibilidades de todos los pueblos, evitando mecanismos que den mayor peso a algunos, en detrimento de otros. Por consiguiente, no se trata de construir bloques de alianzas, sino de crear oportunidades para que todos puedan dialogar", desarrolló el sumo pontífice.

"No estamos en guerra con Ucrania porque, por definición, no podemos tener odio hacia los ucranianos comunes", insistió Patrushev.

Así pues, el alto funcionario ruso defendió que la "operación militar especial" en Ucrania está sirviendo tanto para "liberar" algunas regiones del país vecino como para poner fin al "experimento sangriento" de las potencias occidentales, que no hacen más que tratar de "destruir al hermano pueblo ucraniano".

En tanto, en la región anexada de Donetsk, en el este de Ucrania, las autoridades prorrusas anunciaron hoy que se hicieron con el control de la localidad de Bajmutske, al sur de Soledar, en su avance hacia la ciudad de Bajmut, que es para Kiev un símbolo de la "indomabilidad" del país.

"Hoy, 9 de enero de 2023, Bajmutske ha sido liberada en el territorio de Donetsk por las Fuerzas Armadas de Rusia", señaló el Ejército en un mensaje en su cuenta de Telegram recogido por la agencia de noticias Europa Press.

Bajmut se convirtió en este último tiempo en uno de los puntos más candentes en el conflicto en Ucrania.

De este modo, las fuerzas rusas continúan sus operaciones con el objetivo de ver caer finalmente Bajmut a pesar de los intentos fallidos de hacerse con la zona hasta el momento.

Las autoridades de Kiev detallaron en repetidas ocasiones que es allí donde Rusia concentra ahora casi todos sus esfuerzos con el fin de tomar la localidad. (Télam)