Las encuestas para las elecciones presidenciales, legislativas y estatales de 2020 en Estados Unidos fueron las que peor reflejaron los resultados en los últimos 40 años, según un estudio publicado hoy por la Asociación Estadounidense de Estudios de Opinión Pública (Aapor, en inglés).

No obstante, la investigación concluye que es "imposible" saber qué es lo que provocó esa desviación con los datos disponibles.

El estudio se centra en los sondeos realizados en las dos últimas semanas antes de los comicios del 3 de noviembre, que acumularon un margen de error de más menos 4,5 puntos a nivel federal y de 5,1 a en el estatal.

Estos errores eran "mucho más favorables" al candidato demócrata y a la postre vencedor, Joe Biden, que al aspirante a la reelección, Donald Trump.

En concreto, se le asignó a Biden un punto más que su resultado final, mientras que Trump tuvo 3,3 puntos de media.

Esta desviación se constató a lo largo de toda la campaña electoral con cifras muy similares.

"Algunas posibles explicaciones de este error se descartan con los patrones que se desprenden de los estudios, por lo que identificar de forma fehaciente el motivo de la diferencia entre la estimación y el voto real parece imposible con los datos disponibles", concluye el informe, recogido por el periódico estadounidense The Hill y reproducido por la agencia de noticias Europa Press.

De hecho, destaca que distintos métodos de elaboración de la encuesta deparan una desviación muy similar, por lo que "ningún método de entrevista puede ser considerado más exacto".

El trabajo analiza 2.858 encuestas, de las cuales 529 se refieren al voto popular total de Estados Unidos y 1.572 buscaban predecir el resultado de las elecciones presidenciales a nivel estatal.

Otros 757 sondeos examinados concernían a las del Senado o a las de gobernadores. (Télam)