El expresidente de Colombia Ernesto Samper (1994-1998) lamentó hoy la cantidad de "dinero ilícito" y compra de votos que hubo en la campaña electoral en Colombia para las elecciones presidenciales del próximo domingo, aunque expresó su tranquilidad en que el proceso se realizará de manera "clara y transparente".

El exmandatario consideró que este proceso electoral ha sido el "más convulsionado de los últimos años en Colombia" y "no solo por factores que vienen de vieja data, como la ocurrencia de episodios de violencia en ciertas zonas del país", dijo en alusión a la amenaza de muerte contra el candidato del Pacto Histórico, Gustavo Petro, quien lidera las encuestas de intención de voto, aunque no es claro que pueda ganar en la primera vuelta del domingo.

Para Samper, el proceso está también convulsionado "por la presencia absolutamente invasiva de dineros ilícitos, compra de votos y de apoyos" sumado a "una total ausencia de garantías de parte del Gobierno para que estas elecciones sean transparentes y limpias".

Sin embargo, recordó que existe un Consejo Electoral formado por representantes de todos los partidos y un registrador que, aunque esté siendo cuestionado por algunos sectores, garantizarán que los colombianos puedan expresarse de manera "clara y transparente".

En un entrevista con Radio Nacional, de la Argentina, Samper afirmó que se trata de una campaña histórica, "porque la gente va a escoger entre el viejo país, y el nuevo país" agrupado ahora en el Pacto Histórico.

Dijo que esto será posible gracias a las protestas sociales de 2019 y los acuerdos de paz con las FARC de 2016.

En ese sentido, destacó que que si bien esos acuerdos de paz no fueron respetados completamente por el actual Gobierno de Iván Duque, permitieron "la expresión legítima de una cantidad de sectores que antes no tenían la posibilidad de expresarse porque eran inmediatamente estigmatizados o criminalizados por su relación con la lucha armada".

Por otro lado, subrayó que la táctica de la derecha de sembrar miedo ante la irrupción de una dictadura en Colombia no funciona.

"Aquí no sería posible hablar del miedo al 'castrochavismo'", aseguró y recordó que el presidente en Colombia tiene más poder que el de Venezuela porque también controla la "Fiscalía, la Contraloría, la Defensoría, el Banco de la República y parte de las Cortes".

Por último, Samper, quien presidió la Unasur entre 2015 y 2019, se refirió a la necesidad de integración en la región, tras cinco años de desunión.

"Nunca había sido tan importante la integración en la región como en los últimos cinco años y nunca hemos estado tan desintegrados. Por fortuna suenan vientos progresistas en la región. Espero que ese regreso se concrete en una reactivación de los mecanismos de integración como Unasur, Mercosur, Celac", expresó.

Con respecto a la Cumbre de las Américas, Samper expresó su deseo de que todos los países que lo deseen puedan asistir y no como la cita de este año, que se celebra en Los Ángeles y a las cual no fueron invitados Cuba, Venezuela y Nicaragua.

"Todos los países tienen el derecho de asistir a la Cumbre de las Américas, no porque invite el país anfitrión, sino porque así se pactó cuando se lanzó la cumbre como un escenario de encuentro de las tres Américas", señaló. (Télam)