Las ausencias del personal hospitalario debidas al coronavirus casi se duplicaron en un mes en Inglaterra, que se enfrenta a un nivel de contagios récord por la variante Ómicron que presiona aún más al sistema de salud en medio de un aumento de las admisiones.

Según cifras publicadas hoy por el Servicio Nacional de Salud para Inglaterra, (NHS England), al 26 de diciembre se registraron más de 24.000 ausencias de personal de salud por contagio o contacto estrecho, contra menos de 12.000 a fines de noviembre.

Esta falta de personal se produce cuando el número de pacientes hospitalizados con coronavirus llegó a 11.898 el miércoles, el nivel más alto desde principios de marzo pasado, tras un aumento del 40% en una semana.

Junto a Escocia, Gales e Irlanda del Norte, Inglaterra es una de las cuatro grandes jurisdicciones con autoridades propias en que que se divide el Reino Unido, y la única sobre la cual el Gobierno británico tiene competencias en materia de salud.

En un comunicado, el director médico del NHS, Stephen Powis, destacó que se desconoce la magnitud de la ola que comienza a afectar a los servicios hospitalarios, informó la agencia de noticias AFP.

El número de infecciones en el Reino Unido alcanzó niveles sin precedentes. 

Click to enlarge
A fallback.

Según las últimas estimaciones de la Oficina Nacional de Estadística (ONS), sobre la base de una muestra de la población, 2,3 millones de personas estaban infectadas la semana del 23 de diciembre.

Esto representa, en particular, 1 de cada 25 personas en Inglaterra y 1 de cada 15 en Londres.

Estas contaminaciones mantienen alteraciones en numerosos sectores, como los transportes y los bomberos. 

A diferencia de las autoridades de Escocia, Gales e Irlanda del Norte, el Gobierno británico del primer ministro Boris Johnson decidió no imponer nuevas restricciones antes de Año Nuevo en Inglaterra.

Dejó abiertos los bares y los clubes nocturnos y se contentó con llamar a la prudencia durante las fiestas, acelerando también la campaña de vacunación de refuerzo.

Aunque las muertes y el número de pacientes con respiradores siguen siendo escasos, el aumento del número de hospitalizaciones preocupa.

Ayer, el NHS anunció la creación de estructuras provisionales que permitirán añadir unas 4.000 camas para prepararse para el "peor escenario" de avance del coronavirus. (Télam)