El presidente de Francia, Emmanuel Macron, fue atacado hoy con una lluvia de tomates pero sin ser alcanzado durante un desplazamiento a un mercado de las afueras de París, su primera salida tras la reelección del pasado domingo.

Varias bolsas de tomates tipo cherry fueron lanzadas al mandatario mientras hablaba con vecinos en el mercado de Cergy-Pontoise, una localidad al noroeste de la capital, según un video difundido por la cadena de noticias Bfmtv.

En las imágenes, se ve al gobernante charlar de forma distendida con la gente cuando de repente cae una bolsa con tomates a su lado, se escuchan gritos y uno de los guardias vocifera "proyectil, proyectil".

Inmediatamente después, Macron es protegido con un paraguas, desplegado por su servicio de seguridad, y ante el jaleo a su alrededor, se lo escucha decir "no se peleen, no se peleen".

Ningún tomate alcanzó al presidente, según señalaron fuentes de su entorno, que explicaron que el paraguas fue abierto debido a una cierta agitación de la muchedumbre.

El resto del desplazamiento de Macron, el primero desde su reelección, se llevó cabo en un ambiente distendido y con muchos transeúntes deseando acercarse al presidente, según consignó la agencia de noticias AFP.

Se trata de su primera aparición pública tras la celebración el pasado domingo de su triunfo en la esplanada de la Torre Eiffel, si bien ayer por la tarde se acercó a su bunker de campaña parisino para agradecer a sus equipos.

La visita a Cergy "ilustra la voluntad del presidente de la República desde 2017 que es la de ir al terreno, al contacto de las francesas y franceses, dialogar con ellos, escuchar sus preocupaciones, expectativas y necesidades", indicó la oficina presidencial antes del evento.

Macron fue reelegido el domingo con 58,54% de los votos emitidos contra 41,46% a su rival de extrema derecha Marine Le Pen. (Télam)