El Ministerio de Exteriores de Rusia denunció hoy haber registrado el lanzamiento de un cóctel molotov contra la Embajada del país en Polonia y pidió la apertura inmediata de una investigación para discernir las causas.

"Sujetos no identificados han intentado en dos ocasiones atacar nuestra misión diplomática en Varsovia", indicó el vocero adjunto del Ministerio de Exteriores ruso, Ivan Nechaev, en un comunicado citado por la agencia de noticias Europa Press.

El documento explica que a través de la valla de la Embajada lanzaron "una botella con contenido incendiario" y lamenta que la Policía de la zona "se limitó a observar en vez de tratar de detener a los atacantes", según recogieron agencias rusas.

Es por ello que califica de "alarmante" el suceso, que tuvo lugar en pleno centro de Varsovia.

Nechaev acusó al Gobierno polaco de no cumplir sus obligaciones y proteger las sedes diplomáticas de terceros países.

"Instamos a Polonia a garantizar la seguridad de las misiones diplomáticas y consulares de Rusia y reivindicamos la inviolabilidad de nuestras instituciones ante los ataques", dijo antes de exigir una "investigación del incidente y que se castigue a los responsables".

El ataque a la embajada rusa tuvo lugar dos días después de que un misil cayera en Polonia, cerca de la frontera con Ucrania, en medio de un aumento de la ofensiva de Rusia en el este ucraniano.

Este hecho hizo escalar el martes la tensión en Europa oriental y puso en alerta a la Unión Europea (UE), la OTAN y el G7 luego de que Varsovia afirmara que se trató de un explosivo "de fabricación rusa" y Kiev responsabilizara a Moscú.

Sin embargo y pese a que Ucrania insistió en acusar a Rusia por el ataque, fue creciendo la impresión de que el misil no había sido lanzado por fuerzas rusas, sobre todo luego de que el presidente estadounidense, Joe Biden, dijera el mismo martes que eso era "improbable".

Incluso, tanto Polonia como la OTAN consideraron que el misil fue lanzado por las defensas antiaéreas ucranianas, y no por Rusia.

"Nuestros análisis preliminares sugieren que el incidente fue probablemente causado por un misil del sistema ucraniano de defensa antiaérea para defender el país de misiles rusos", dijo ayer Stoltenberg tras una reunión de urgencia de los embajadores de la OTAN.

"No hay indicios de que haya sido el resultado de un ataque deliberado y no tenemos indicaciones de que Rusia esté preparando acciones ofensivas contra la OTAN", añadió en conferencia en Bruselas, Bélgica. (Télam)