Mientras la variante Delta continúa propagándose rápidamente en Estados Unidos, algunas zonas del país experimentaron un abrupto aumento en los contagios en la última semana y la campaña de vacunación se ralentizó debido al escepticismo de los ciudadanos, dijeron las autoridades.

Expertos advirtieron que pronto podría haber una "cantidad sorprendente de muertes" en algunos estados como Florida, Luisiana, Arkansas, Missouri y Nevada, luego de que en los últimos siete días Estados Unidos reportó un promedio de 19.455 casos nuevos, es decir un aumento del 47% con respecto a la semana anterior, según datos de la Universidad Johns Hopkins.

Un tercio de estos nuevos contagios corresponden a los cinco estados mencionados, según expresó el analista médico y cardiólogo Jonathan Reiner, citado por la cadena de noticias CNN.

"En lugares como Missouri, donde las unidades de cuidado intensivo (UCI) están abarrotadas, habrá una cantidad sorprendente de muertes", pronosticó Reiner anoche.

"Comenzaremos a ver un aumento en la mortalidad en este país", agregó.

En el hospital Mercy de Springfield, Missouri, el 91% de los pacientes de la UCI usan respiradores y muchos tienen entre 20 y 40 años, detalló, su director Erik Frederick, el sábado.

Según el experto, es una situación preocupante, ya que en el pico de la pandemia, el año pasado, solo había entre el 40% y el 50% de los pacientes de la UCI con asistencia mecánica.

Por lo general, los picos en los casos de Covid-19 conducen a un aumento en las tasas de muertes que se manifiesta tres a cuatro semanas después, debido a que un pequeño porcentaje de los infectados son hospitalizados y se deterioran.

En tanto, en Arkansas, aumentan los casos a medida que el estado combate el escepticismo sobre las vacunas contra la enfermedad.

Si bien, según Reiner, lo que es frustrante para muchos expertos es que son muertes "completamente evitables" ahora que las vacunas están disponibles, alrededor de un tercio de las personas mayores de 12 años en EEUU aún no recibió la vacuna, según datos de la red de Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (​CDC).

Howard Jarvis, médico de medicina de emergencia en Springfield, contó hoy a CNN que sus pacientes enfermos no están vacunados.

"Si están lo suficientemente enfermos como para ser admitidos en el hospital, no están vacunados. Ese es el denominador común absoluto entre esos pacientes", expresó.

"Puedo ver el arrepentimiento en su rostro. Les preguntamos, porque queremos saber, ¿estás vacunado? Y está muy claro que muchos de ellos se arrepienten (de no haber sido vacunados)", agregó Jarvis.

Las cifras son alarmantes: de acuerdo a Rochelle Walensky, directora de CDC, en junio, el 99% de los decesos por coronavirus reportados en Estados Unidos se produjo entre personas no inmunizadas.

En los últimos meses también se redujo drásticamente el ritmo de vacunación: unas 246.000 personas por día recibieron una dosis de la vacuna durante la última semana, un 88% menos que el pico de abril, mientras que 278.000 recibieron la segunda dosis la semana pasada, un 84% menos que el pico de abril.

"Realmente necesitamos vacunar a más personas, porque esa es la solución", reiteró hoy el virólogo y principal asesor médico del presidente Joe Biden, Anthony Fauci, en CBS This Morning, y agregó: "Este virus, de hecho, estará protegido contra la vacuna".

Los expertos sopesan si las vacunas deben ser obligatorias, en momentos en que la variante Delta es ahora dominante en Estados Unidos.

Por su parte, Fauci espera que las dudas sobre el mandato de las vacunas desaparezcan cuando las vacunas estén totalmente aprobadas.

Actualmente las vacunas contra la Covid-19 se administran bajo autorizaciones de uso de emergencia, lo que, según Fauci, generó que algunas personas se muestren escépticas en cuanto a su seguridad y eficacia, aunque igualmente signifique que "estas vacunas están aprobadas oficialmente".

Otra preocupación para muchos expertos a medida que se propagan las variantes es si la población necesitará refuerzos para sus vacunas, hipótesis desechadas por el momento por Fauci y los CDC.

"Dados los datos y la información que tenemos, no necesitamos darle a las personas una tercera inyección, un refuerzo, superpuesto a las dos dosis que recibe con el ARNm (vacuna Pfizer / BioNTech y Moderna) y la dosis única que recibe con ( Johnson & Johnson) ", estableció Fauci.

Asimismo, los CDC agregaron: "La FDA, los CDC y los NIH (los Institutos Nacionales de Salud) están involucrados en un proceso riguroso basado en la ciencia para considerar si un refuerzo podría ser necesario o cuándo".

(Télam)