Fiyi informó hoy por primera vez más de 800 casos de coronavirus e hizo obligatoria la vacunación de todos los trabajadores públicos y privados en medio de un brote causado por la variante Delta, que siguió avanzando también en Australia.

En Australia, autoridades dijeron que un confinamiento de Sydney que esta semana fue extendido deberá volver a prorrogarse si la situación no mejora, luego de que el estado donde queda la ciudad registrara su mayor cifra de casos desde que comenzó el brote.

En Fiyi, el primer ministro Frank Bainimarama anunció que los empleados públicos deberán tomar vacaciones si no han recibido su primera inyección para el 15 de agosto y podrían ser despedidos si la segunda no se les administra antes del 1 de noviembre.

Los empleados del sector privado deberán haber recibido su primera dosis el 1 de agosto, y, en caso de infracción, el trabajador será castigado con una multa considerable y su empleador se arriesga a un cierre administrativo, agregó.

"'No hay vacuna, no hay trabajo', es lo que la ciencia exige por razones de seguridad y es ahora la política del Gobierno", dijo Bainimarama en un discurso, informó la agencia de noticias AFP.

Esta decisión drástica es una respuesta de las autoridades al hecho de que la población ignora en gran medida las recomendaciones sanitarias, en particular los imperativos de distanciamiento social y la obligación de llevar la mascarilla.

Una actitud ampliamente señalada como una de las razones del brote epidémico.

Antes de abril, la nación insular del Pacífico Sur no había registrado ningún caso de transmisión local del virus.

Pero una falla en el dispositivo de cuarentena permitió que la muy contagiosa variante Delta se propagara como un reguero de pólvora en la población y dejara al sistema de salud al borde del colapso.

El Ministerio de Salud de Fiyi informó hoy un récord de 860 casos en las últimas 24 horas, la primera vez que el país supera los 800 en un día.

Fiyi venía de dos días seguidos con más de 700 casos, algo también inédito: 721 ayer y 791 el miércoles.

Otras tres personas murieron por el virus en las últimas 24 horas, dijo el Ministerio, luego de que el país informara ayer un récord de seis decesos en un día.

Fiyi, un país de 930.000 habitantes, acumula 9521 casos de coronavirus y 51 muertes.

De esos totales, 9.521 casos y 49 muertes ocurrieron desde abril pasado.

En este momento, cerca de 340.000 adultos han recibido su primera dosis en Fiyi.

La mutación Delta está presente también en Australia, otro país de Oceanía.

Syndey, la mayor ciudad de Australia y Oceanía, extendió anteayer por siete días más un confinamiento estricto decretado hace dos semanas para tratar de contener la propagación del virus.

Hoy, autoridades del estado de Nueva Gales del Sur, cuya capital es Sydney, informaron 44 casos de coronavirus de transmisión comunitaria en las últimas 24 horas, la mayor cifra en más de 14 meses.

La jefa de Gobierno del estado, la premier Gladys Berejiklian, dijo también hoy que el confinamiento de los 5 millones de habitantes de Sydney necesitará ser extendido a menos que se vea un "giro dramático" para mejor en la situación sanitaria.

La policía de Sydney lanzó hoy un vastp operativo en el suroeste de la ciudad para hacer cumplir las órdenes de confinamiento en esa zona, la más golpeada por la variante Delta.

Australia, un país de 25 millones de habitantes, detectó poco más de 30.000 contagios de covid-19 y 910 muertes.

Australia apenas llegó a vacunar al 7,4% de la población, lo que ha afectado la apertura.


(Télam)