La Unión Europea (UE) impondrá nuevas sanciones a 37 funcionarios y organizaciones iraníes por la represión a manifestantes mientras que sigue debatiendo la denominación de la Guardia Revolucionaria como "grupo terrorista", informaron hoy diplomáticos.

Los ministros de Relaciones Exteriores del bloque mantendrán una reunión en Bruselas el próximo lunes tras la cual adoptarán el cuarto paquete de sanciones contra Irán por la represión de las protestas.

Desde septiembre de 2022, Irán es escenario de una oleada de protestas a raíz de la muerte de la joven kurda Mahsa Amini cuando se encontraba bajo custodia policial por supuestamente haber infringido las reglas de vestimenta que exigen el uso del velo en la República Islámica.

Las fuerzas del orden arrestaron al menos a 14.000 personas, según reporte de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en tanto cuatro personas fueron ejecutadas por participación en disturbios y otras 18 condenadas a muerte.

El gobierno admitió la muerte de 200 personas, pero la oposición y organismos locales e internacionales de derechos humanos afirman que los fallecidos son muchos más, aunque no arriesgan cifras.

La UE ya ordenó que se congelaran activos y prohibió la emisión de visado a más de 60 funcionarios y entidades iraníes por la represión, incluyendo a la policía de la moral, los comandantes del cuerpo de la Guardia Revolucionaria y medios estatales.

Sin embargo, los países de la UE no han catalogado a la Guardia Revolucionaria como un grupo "terrorista", pese a los pedidos de Alemania y otros Estados del bloque para dar ese paso.

Irán ya advirtió a la UE sobre las consecuencias que tendría tal clasificación, y algunos funcionarios europeos temen que de llevarla adelante pueda acabar con los intentos de reactivar el acuerdo de 2015 sobre el programa nuclear iraní, una iniciativa mediada por Bruselas.

"Creo que no es una buena idea, porque impide avanzar en otros temas", declaró un alto funcionario de la UE, según la agencia de noticias. (Télam)