Los cancilleres de la Unión Europea (UE) decidieron imponer sanciones a funcionarios chinos responsables de la represión de la minoría musulmana uigur de la provincia de Xinjiang, una medida a la que Beijing respondió con sus propias sanciones a la UE.

Las sanciones contra cuatro funcionarios regionales y autoridades del Partido Comunista, así como contra una organización de Xinjiang, incluyen congelamiento de sus activos en la UE y la prohibición de viajar al bloque.

También se penalizará a las empresas y ciudadanos europeos que les den asistencia económica, anunció la UE en un comunicado luego de adoptarse la decisión en una reunión en Bruselas de los cancilleres de los 27 países del bloque.

"Usaremos el nuevo régimen global de sanciones para la defensa de derechos humanos", dijo al llegar a la reunión el canciller francés, Jean-Yves le Drian, recordando las recientes sanciones de la UE a funcionarios rusos por la detención del opositor Alexey Navalny.

China respondió de inmediato y anunció sanciones contra diez europeos, incluidos dos parlamentarios, así como contra cuatro entidades, consignó la agencia de noticias AFP.

La decisión de la UE "está basada solamente en mentiras y desinformación, falta de respeto y hechos distorsionados", afirmó la Cancillería china en un comunicado, en el que agregó que se trata de una gran injerencia en los asuntos internos de China.

Según organizaciones de derechos humanos, al menos 1 millón de uigures y otros musulmanes están encarcelados en cientos de campos de detención en Xinjiang.

Allí, según los informes, los uiguires se ven obligados a renunciar a su religión, cultura e idioma y, en algunos casos, también se los maltrata.

Beijing rechaza las acusaciones y habla de programas de formación y trabajo destinados a combatir el extremismo islámico.

Estas son las primeras sanciones contra China por violaciones de derechos humanos desde la represión de las protestas en la plaza de Tiananmén de Beijing, en 1989, fecha desde la que rige un embargo de armas.

En julio del año pasado, la UE impuso sanciones por ciberataques. Dos ciudadanos chinos y una empresa de ese país se vieron afectadas.

La UE está utilizando un marco legal para las sanciones que fue adoptado en diciembre y está destinado a castigar mejor las violaciones de derechos humanos en todo el mundo.

Por primera vez, la UE utilizó sus nuevas sanciones de derechos humanos a principios de marzo, en el caso de Navalny, que acusa al Kremlin de haberlo envenenado.

Cuatro altos representantes del sistema judicial y policial ruso fueron incluidos en la lista de sanciones de la UE luego de que Navalny fuera condenado a prisión. (Télam)