Los negociadores de la Unión Europea (UE), que buscan en Londres un acuerdo para la relación comercial posbrexit, advirtieron hoy que no harán más concesiones, mientras que Londres retomó su intención de avanzar con un controvertido proyecto de ley.

En un último esfuerzo por alcanzar un arreglo entre la UE y el Reino Unido, el jefe del equipo negociador del bloque, el francés Michel Barnier, se encuentra en la capital británica, pese a que, para las partes, las conversaciones llegaron a su fase decisiva.

"Estamos en la final de una maratón, posiblemente ya más allá del kilómetro 40, aunque aún hay un poco más para avanzar", apuntó Stefaan de Rynck, asesor de Barnier, durante un debate público.

El Reino Unido dejó la UE el 31 de enero pasado, pero ambas partes acordaron un período de transición hasta fin de este año para alcanzar un acuerdo de libre comercio, que hasta el momento ha sido difícil de concretar.

La fecha para que el país abandone el mercado común europeo es el 1 de enero próximo, por lo que un trato sobre cómo funcionará la relación a partir de esa fecha debería ser aprobado y ratificado, como máximo, este 31 de diciembre.

Las idas y vueltas entre ambas partes alertaron a varias capitales europeas sobre la posibilidad de que el entendimiento termine por ser inaceptable y acerca de la ley sobre mercado interno que busca reinsertar el Gobierno de conservador Boris Johnson en el Parlamento.

En ese punto, el Gobierno británico comunicó hoy que en la próxima semana retomará el proceso de aprobación en el Parlamento de una ley sobre mercado interno, que ley viola el llamado Acuerdo de Retirada, que rige en particular normas fronterizas en Irlanda, y las autoridades en Bruselas anticiparon que podrían llevar el caso a los tribunales.

En esa carrera desesperada contra el reloj, un diplomático citado por la agencia de noticias AFP sostuvo que las conversaciones en Londres deberían continuar este jueves "y sin dudas el viernes", de acuerdo con otro diplomático europeo.

"Todo puede cambiar de un momento a otro", apuntó la fuente.

A su vez, el canciller irlandés, Simon Coveney, dijo en París que un acuerdo aún podría ser posible.

En concreto, las negociaciones en Londres continúan estancadas en tres temas: derechos pesqueros, competencia justa y ayudas estatales, y la gestión legal del futuro acuerdo, en especial el mecanismo de solución de controversias. (Télam)