La Comisión Europea anunció hoy que endurecerá los controles sobre las exportaciones de vacunas contra el coronavirus desde los países de la Unión Europea (UE), lo que "decepcionó" a la directora general de la Organización Mundial del Comercio (OMC), la nigeriana Ngozi Okonjo-Iweala.

Un portavoz de la Comisión dijo hoy que la institución debe iniciar mañana "una revisión del mecanismo de autorización y transparencia de las exportaciones", tema que seguramente será debatido por los líderes del bloque el jueves y viernes en una reunión a realizarse por videoconferencia.

La Comisión ya había anunciado la semana pasada que estaba lista para imponer condiciones más estrictas a las exportaciones de vacunas desde Europa, en un gesto dirigido explícitamente a AstraZeneca, con sede en Reino Unido, recordó la agencia de noticias AFP.

Sandra Gallina, jefa de la Dirección de Salud de la Comisión, dijo hoy en una comparecencia ante los eurodiputados que la UE tiene "un problema grave" con AstraZeneca.

La empresa anglo-sueca entregó menos de una cuarta parte de las más de 100 millones de dosis que se había comprometido a suministrar en los primeros tres meses de este año, dijo la funcionaria.

"Tenemos la intención, por supuesto, de tomar medidas", dijo Gallina, con relación a AstraZeneca.

Por su parte, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, amenazó con prohibir la exportación de vacunas de AstraZeneca, sugerencia que provocó una disputa entre Bruselas y Londres, con acusaciones cruzadas de "nacionalismo de las vacunas".

Según el mecanismo de control de exportaciones de la UE, adoptado e implementado a fines de enero, un fabricante de vacunas debe solicitar autorización para enviar dosis fuera del bloque.

Hasta ahora, un solo caso de envío fue bloqueado, después que Italia vetó la exportación de vacunas con dirección a Australia.

"Si bien entendemos la política de lo que están haciendo, he dicho abiertamente que estoy decepcionada, particularmente por el hecho de que lo extendieron desde marzo", dijo Ngozi Okonjo-Iweala en un evento virtual la OMC en el que argumentó que las restricciones a la exportación deben ser temporales.

Los estados miembros de la UE están divididos sobre si deben intensificar las prohibiciones de exportación.

Varios países recuerdan que el Reino Unido ya recibió más de 10 millones de vacunas producidas en la UE este año, pero que en sentido inverso la UE no recibió ninguna dosis producida en territorio británico.

Otros países temen que esta controversia pueda desencadenar represalias que ahogarían las cadenas internacionales de suministro de vacunas, algunas de las cuales proporcionan ingredientes cruciales. (Télam)