La reina Isabel II de Gran Bretaña aplazó hoy una reunión con su Consejo Privado, que aglutina a asesores políticos, después de que los médicos le aconsejasen descansar tras el "día completo" de ayer, cuando asumió la nueva primera ministra, Liz Truss.

El Palacio de Buckingham confirmó este nuevo cambio, que se suma a la lista cada vez más amplia de anulaciones en la agenda de Isabel II, de 96 años, según la agencia de noticias Europa Press.

Una de las ausencias más simbólicas de la reina se produjo en la apertura de la sesión parlamentaria, cuando cedió a su hijo y heredero, el príncipe Carlos, la lectura del discurso del Gobierno.

La monarca tiene problemas de movilidad y, de hecho, recibió a Truss en su residencia de Balmoral (Escocia) y no en Londres como es tradición.

Las imágenes oficiales difundidas tras el encuentro con la flamante premier muestran a Isabel II encorvada y con bastón. (Télam)