La reina Isabel II, de 95 años, volverá a mostrarse nuevamente en público el próximo domingo en un compromiso oficial, tras algunas semanas de reposo impuestas por sus médicos durante las cuales fue sometida a una

internación de 24 horas, rodeada de secretismo, informó hoy el palacio de Buckingham.

La reina de Inglaterra participará en el anual servicio nacional de las conmemoraciones del Remembrance Dady, en honor a los caídos en la guerra, ante el cenotafio de Londres, pero no concurrirá dos días después en el Sínodo General de la Iglesia anglicana.

"Consciente del consejo recibido recientemente por sus médicos, decidió no presentarse en el rito y en la sesión de apertura del Sínodo General (de la Iglesia de Inglaterra, de la que es nominalmente jefa) el martes 16 de noviembre", cita en la que estará representada "como está previsto por el conde de Wessex", el príncipe Eduardo, su cuarto hijo", expresó el palacio en un comunicado citado por la agencia de noticias ANSA.

El anuncio no representa un retorno pleno a la actividad de la anciana matriarca de la casa Windsor, afectada este año en particular por la pérdida del príncipe consorte Felipe, muerto casi centenario en abril, tras 73 años de matrimonio.

Isabel II se mostró en discreta forma ya la semana pasada, en un video-mensaje grabado para alentar a la acción contra el cambio climático a los líderes presentes en la conferencia internacional sobre Cop26, en curso en Glasgow bajo la presidencia del gobierno británico.

Click to enlarge
A fallback.

(Télam)