La reforma constitucional que permite dar inicio a un segundo proceso constituyente en Chile ya es ley, después de que fuera publicada hoy en el Diario Oficial, seis días después de su aprobación en el Congreso luego de tres meses de diálogos entre los distintos partidos políticos.

“Modifica la Constitución Política de la República con el objetivo de establecer un procedimiento para la elaboración y aprobación de una nueva Constitución Política de la República”, dice en su enunciado el Diario Oficial.

La primera tarea de este segundo proceso constitucional recae en el Congreso, que debe designar 24 integrantes de la Comisión Experta, que comenzará sus funciones el 6 de marzo y cuya tarea será escribir un anteproyecto con las 12 bases constitucionales establecidas en el “Acuerdo por Chile” firmado el 12 de diciembre pasado por los partidos políticos con representación parlamentaria.

Tanto el oficialismo como la oposición elegirán la mitad de los integrantes de esta comisión, respetando la paridad de género, y ambas cámaras deberán aprobar los listados de expertos por cuatro séptimos de los votos.

Para ser integrante de la Comisión Experta es necesario tener derecho a sufragio, título universitario o grado académico, además de acreditar experiencia laboral no inferior a diez años en el sector público o privado.

Posteriormente, el 7 de mayo, en una elección con voto obligatorio, se elegirán 50 miembros del Consejo Constitucional más escaños para consejeros de pueblos indígenas de acuerdo al porcentaje de votación.

El Consejo Constitucional, que comenzará sus funciones el 7 de junio, deberá debatir el anteproyecto de la Comisión Experta.

En paralelo, funcionará un Comité Técnico de Admisibilidad, con 14 integrantes designados por el Congreso, que velará por el cumplimiento del “Acuerdo por Chile” con sus 12 bases institucionales, que van desde que Chile es una República hasta que se deberá respetar la autonomía del Banco Central.

Los tres organismos del nuevo proceso constitucional serán paritarios pero, a diferencia del proceso previo, que fue rechazado en el plebiscito del 4 de septiembre, contará con una participación limitada de los pueblos indígenas, ya que sus candidatos podrán ser parte del Consejo Constitucional solo si logran una votación equivalente al 1,5% de la votación del padrón nacional.

El plebiscito de salida para este segundo proceso constituyente, que será con voto obligatorio, está previsto para el 17 de diciembre.

Este nuevo proceso comenzó a gestarse después de que en septiembre el 61% de los chilenos decidiera no aprobar el texto constitucional que había escrito la Convención Constituyente, creada tras el estallido social de octubre de 2019.

En ese entonces, millones de personas marcharon por las calles de Santiago y otras ciudades con reclamos ciudadanos y de justicia social, y con el pedido de redactar una nueva Constitución, para poner fin a la carta que rige desde la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990). (Télam)