En una decisión inédita, la mayoría de los Estados miembros de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ), la principal agencia internacional que trabaja por la no proliferación de este tipo de armamento, aprobó hoy suspender los derechos de Siria dentro de la institución como sanción por considerar que utilizó armas químicas para ataques en su guerra interna.

La moción, impulsada por potencias occidentales como Estados Unidos, Francia y Reino Unido, y apoyada por la mayoría requerida de dos tercios de los miembros, privará de ahora en más a Siria de sus "derechos y privilegios".

En total, 87 países votaron a favor y 15 en contra, entre ellos China e Irán.

Rusia, un férreo aliado de Siria, fue otro de los países que votó en contra de la moción y, tras su aprobación, aseguró que se trató de "un día negro" para la OPAQ, según reprodujo la agencia de noticias AFP.

"Hoy tenemos un día negro en la historia de la OPAQ. Estamos avergonzados de lo que sucedió aquí", sentenció el embajador ruso ante la OPAQ, Alexander Shulgin, tras acusar a las potencias occidentales que impulsaron la moción de utilizar la agencia multilateral como su propia "herramienta política".

La moción fue argumentada a partir de un informe del año pasado de la misma OPAQ que determinó que la Fuerza Aérea siria fue responsable de un ataque con gases sarín y de cloro contra un pueblo dominado por grupos armados opositores en 2017.

Siria siempre negó esa acusación, responsabilizó a las potencias occidentales de haber inventado el ataque con armas químicos, y hoy advirtió que la sanción impuesta "es muy seria y peligrosa" y podría afectar el trabajo de la OPAQ en Siria.

En 2013 y pleno momento de debilitar militar en la guerra civil, el Gobierno sirio evitó lo que parecía un ataque estadounidense inminente al aceptar un desarme químico completo, fiscalizado por la OPAQ.

El desarme tardó más de lo planeado y, aunque formalmente se completó, la OPAQ nunca erradicó las dudas y temores de los rivales internacionales del Gobierno sirio sobre posibles arsenales escondidos.

Según la investigación del año pasado de la OPAQ, el Gobierno sirio utilizó gases sarín y de cloro que no había declarado en el desarme para atacar el pueblo de Latamne, en el norte del país. (Télam)