La primera dama de Estados Unidos, Jill Biden, tiene planeado visitar Rumania y Eslovaquia esta semana para encontrarse con refugiados procedentes de Ucrania, en tanto el expresidente Donald Trump dijo que la "debilidad" y la "incompetencia" de su sucesor Joe Biden hicieron posible la invasión militar de Rusia.

"Jill Biden viajará a Rumania y Eslovaquia esta semana para apoyar a las familias ucranianas desplazadas", informó la cadena de noticias CNN citando un comunicado de la Casa Blanca.

La emisora resaltó que la esposa del presidente Biden viajará el próximo jueves a Rumania y dos días más tarde, el sábado, a Eslovaquia.

"Biden también se reunirá durante el viaje con el personal militar estadounidense estacionado en el extranjero, así como con altos funcionarios gubernamentales de ambos países", reportó la agencia de noticias rusa Sputnik.

Mientras tanto, Trump (2017-2021) declaró ayer que la "debilidad" y la "incompetencia" de su sucesor y oponente político hicieron posible la invasión militar de Rusia a Ucrania.

"Biden mostró debilidad e incompetencia en la situación con Ucrania", dijo Trump en un mitin de sus partidarios celebrado en Nebraska y transmitido por la televisión local.

A juicio de Trump, eso no habría ocurrido si él fuera aún el presidente de EEUU, cuestión que se frustró debido a que en las elecciones de 2020 no logró la reelección.

"Biden convirtió Afganistán en algo en lo que nadie podría pensar, y cuando lo vio (el presidente ruso Vladimir) Putin, decidió que ya era tiempo de introducir tropas (en Ucrania). Estoy seguro al 100 por ciento que eso no ocurriría durante mi gobierno", aseguró Trump.

Ayer visitó Ucrania y se reunió con el presidente Volodimir Zelenski la presidenta de la Cámara de Representantes de EEUU, Nancy Pelosi, segunda en la línea de sucesión presidencial después de la vicepresidenta Kamala Harris.

Pelosi se convirtió así en la funcionaria de más alto rango de su país en visitar la capital Kiev.

El presidente ucraniano y la legisladora estadounidense anunciaron el retorno progresivo de la presencia diplomática del gigante norteamericano en Ucrania y una ayuda adicional, directa e indirecta, de más de 700 millones de dólares del gobierno de Biden. (Télam)