El líder del partido gobernante Perú Libre (PL), Vladimir Cerrón, negocia la posibilidad de que Cuba, Bolivia o Venezuela le otorgue asilo político, a raíz de las varias acusaciones que tiene en su contra de parte de la Justicia, sobre todo por hechos ocurridos durante su gestión como gobernador de Junín, según dijeron fuentes policiales.

La revelación fue hecha por la Policía Nacional de Perú (PNP), que dijo tener el dato “por acciones de inteligencia” y afirmó que las gestiones de Cerrón son ante las respectivas embajadas de esos países en Lima.

“Se tomó conocimiento que Vladimir Cerrón Rojas estaría solicitando un posible asilo político en las embajadas de Cuba, Venezuela y Bolivia, toda vez que se encuentra a la espera del fallo del Quinto Juzgado de Investigación Preparatoria Supraprovincial Especializado en Delitos de Corrupción de Funcionarios de Huancayo”, indicó la PNP en un comunicado interno al que accedió el diario limeño La República.

Cerrón es investigado por la fiscalía por el presunto delito de lavado de activos al ser supuesto miembro de una organización criminal, y por terrorismo, por sus presuntos vínculos con el maoísta Sendero Luminoso.

Según los avances de las investigaciones de la fiscalía, el líder oficialista podría ser condenado a prisión preventiva a causa del peligro de fuga del país, reportó la agencia Sputnik.

La PNP recomendó a su unidades y subunidades mantener "una actitud permanente de alerta" en prevención de la posible presencia de Cerrón en sus jurisdicciones porque, advirtió, podría intentar huir del país por vía aérea, terrestre, marítima y/o fluvial.

El líder de Perú Libre descartó que tenga la intención de pedir asilo al considerarse un "perseguido político", a pesar de que previamente su defensa legal había sostenido lo contrario.

Sobre Cerrón ya pesa una condena que le impidió ser candidato a vice del ahora presidente Pedro Castillo, pero además sumó la semana pasada otra denuncia en su contra por la presunta comisión del delito contra la administración pública en modalidad peculado y colusión, por recibir una custodia policial que no le correspondía.

Hace dos viernes, la Fiscalía Anticorrupción de Junín pidió 16 años de cárcel para él por irregularidades en la construcción de un hospital.

Y a fines de agosto la justicia allanó siete propiedades en Lima y Huancayo, entre ellas la casa de Cerrón, como parte de una investigación sobre el financiamiento de la campaña que llevó a la Presidencia a Castillo. (Télam)