Las autoridades francesas indicaron hoy que varios gendarmes pusieron fin anoche a una multitudinaria fiesta cerca de la ciudad de Dijon, en la que participaron 400 personas, y detuvieron al presunto organizador.

La fiesta tuvo lugar en un hangar en desuso, en una pequeña municipalidad a unos 10 kilómetros de Dijon, en el centro-este de Francia.

El prefecto de la región, Fabien Sudry, condenó la celebración de "este evento totalmente irresponsable en el marco de la situación sanitaria del país", informó la agencia de noticias AFP.

Esta fiesta se produjo un día después de una "rave" –fiesta electrónica- clandestina en la región de Bretaña, en el noroeste del país, que congregó a 500 personas, antes de que intervinieran las fuerzas de seguridad.

Anoche, en París, también hubo un intento de "rave" en un barrio del este de la ciudad y tres personas fueron detenidas.

Desde fines de octubre, todos los bares, restaurantes, terrazas y comercios no esenciales están cerrados en Francia debido a la pandemia del coronavirus.

El presidente francés Emmanuel Macron anunció la semana pasada una gradual y parcial apertura de esos comercios a partir de mediados de mayo, pero el toque de queda a partir de las 19 horas continúa vigente.

Desde el inicio de la pandemia del coronavirus, Francia acumula más de 5,7 millones de casos y es el primer país de Europa con más casos y el cuarto a nivel global, mientras que acumula casi 105.000 muertos a causa de la enfermedad. (Télam)