La Policía Federal brasileña abrió hoy oficialmente la investigación contra el presidente Jair Bolsonaro vinculada a su participación o protección de la supuesta red de corrupción que firmó contratos fraudulentos en el Ministerio de Salud con precios sobrefacturados de la vacuna india Covaxin, informó la prensa local.

Un equipo especializado en personas con fueros de la Policía Federal inició los trabajos ordenados por el Supremo Tribunal Federal (TSF), la máxima instancia judicial de Brasil, para investigar al presidente por presunto prevaricato, es decir, que fue informado de un ilícito y no lo denunció a las autoridades.

El diputado bolsonarista Luis Miranda reveló a una comisión del Senado que investiga el manejo de la pandemia que el 20 de marzo pasado contó a Bolsonaro que personas vinculadas al líder del Gobierno en el Congreso, diputado Ricardo Barros, negociaba superfacturación en la compra de vacunas.

Miranda dijo que relató eso a Bolsonaro en una reunión en el Palacio de la Alvorada, la sede presidencial, en Brasilia.

El sábado Bolsonaro dijo a una radio de Porto Alegre que es posible que Miranda haya dicho eso pero que no tiene tiempo para recopilar toda la información que recibe durante sus reuniones en la casa de gobierno.

Miranda tiene un hermano llamado Ricardo Miranda que es el funcionario encargado de la importación de vacunas, que denunció al contrato fraudulento con un supuesto beneficio de 1000% en la compra de Covaxin por parte de un intermediario.

"Una cosa está clara, me acusan por un asunto de poder", dijo hoy Bolsonaro en la residencia presidencial a seguidores y, si bien planteó que "hay que investigar y sancionar" a quien comete delitos, aclaró que el contrato con Covaxin no fue llevado adelante.

El mandatario calificó como "los tres chiflados" a los senadores Omar Aziz, Randolfe Rodrigues, y Renán Calheiros, opositores que comandan la comisión del Senado que investiga el rol del Gobierno en la pandemia.

Este escándalo fue incluido en el "superpedido" de juicio político con 123 acusaciones presentado ante el presidente de la Cámara de Diputados, Arthur Lira, quien dijo que no permitirá la apertura de un 'impeachment' contra Bolsonaro. (Télam)