La Policía francesa descubrió entre jueves y viernes 24 restaurantes funcionando clandestinamente en París, pese a que esos comercios y los bares están oficialmente cerrados en Francia desde finales de octubre para luchar contra la pandemia de coronavirus, informó hoy la institución.

"Se levantaron actas" y se notificará una medida de cierre administrativo de 15 días "a todos esos establecimientos en las próximas horas", precisó la prefectura de la policía en un comunicado, reportó la agencia de noticias AFP.

El viernes por la noche, el primer ministro francés, Jean Castex, anunció que se reforzarían los controles del toque de queda en vigor, a las 18H00, de las fiestas clandestinas y de "la apertura ilegal" de restaurantes para que "el comportamiento de unos cuantos [...] no arruinen los esfuerzos de todos".

Desde el 1 de enero fueron cerrados 34 comercios parisinos por 15 días, incluyendo ocho supermercados, por no haber respetado el toque de queda o el uso obligatorio de mascarilla, según la prefectura de la policía.

Cada día, en promedio, se controlan entre 300 y 400 establecimientos abiertos al público en París, según la misma fuente. (Télam)