La policía de la capital de Alemania disolvió hoy con gases lacrimógenos una protesta de miles de personas contra las restricciones por el coronavirus cerca del Parlamento, donde se votaba una ley que refuerza los poderes del Gobierno en materia sanitaria.

La policía de Berlín usó primero megáfonos para instar a los manifestantes a dispersarse y luego cargó sobre ellos con gases lacrimógenos ante su negativa a acatar la orden, informó la agencia de noticias AFP.

Más temprano, la policía había detenido a más de 40 manifestantes porque incumplieron en repetidas ocasiones las distancias mínimas de seguridad para evitar contagios de coronavirus o porque no utilizaban ningún tipo de mascarilla.

La policía advirtió luego de eso que usaría carros hidrantes y gases lacrimógenos para disolver la protesta si los manifestantes seguían desobedeciendo sus órdenes de cumplir con las medidas de precaución sanitaria.

Más de 8.000 manifestantes, según cálculos de la policía, se habían concentrado en esa zona de la capital para protestar contra la política del Gobierno alemán en su lucha frente al coronavirus.

La policía desplegó un contingente de aproximadamente 2.200 agentes.

El edificio del Reichstag, o del Parlamento, y la icónica Puerta de Brandeburgo, fueron acordonados.

Por otro lado, un Tribunal administrativo de Berlín mantuvo hoy la prohibición de una manifestación del movimiento negacionista Pensamiento Lateral, prohibida inicialmente por la policía.

Esa protesta también iba dirigida contra la política anticoronavirus del Gobierno alemán.

El tribunal argumentó que se puede prohibir una reunión al aire libre si existe una amenaza inmediata para la seguridad pública, ya que ésta podría suponer una amenaza directa al derecho fundamental de otras personas a la vida y a la integridad física.

El domingo pasado, unas 70 personas fueron detenidas en Berlín en una protesta convocada por Pensamiento Lateral contra las restricciones por el coronavirus, que terminó con enfrentamientos entre los manifestantes y la policía. (Télam)