La oposición y los aliados parlamentarios del Gobierno español exigieron hoy al Ejecutivo que informe al Congreso sobre sus planes en relación a la reunión de alto nivel (RAN) que celebrará con Marruecos la próxima semana, la primera tras el cambio de posición del PSOE en torno al litigio del Sahara Occidental que abrió una brecha entre el presidente Pedro Sánchez y Unidas Podemos.

A la cumbre, prevista para los días 1 y 2 de febrero en Rabat, solo acudirá el ala socialista del gobierno, lo que da cuenta de una brecha entre el PSOE y Unidas Podemos, abierta en marzo del pasado año cuando se conoció que Sánchez había remitido una carta al rey marroquí, Mohamed VI, en la que apoyaba el denominado plan de autonomía para el Sahara Occidental.

El Sahara Occidental está situado en el extremo oeste del desierto del Sahara y es uno de los 16 territorios no autónomos bajo supervisión del Comité de Descolonización de las Naciones Unidas.

Los saharahuís, a través del Frente Polisario (acrónimo de Frente Popular de Liberación de Sahara Occidental y Río de Oro) luchan por acabar con lo que califican como una "ocupación de Marruecos" y conseguir la autodeterminación.

España siempre mantuvo una posición de neutralidad respecto del litigio en el Sahara Occidental y Marruecos, pero la misiva del mandatario al rey Mohamed VI mostró un abandono y un posicionamiento, por primera vez y de manera oficial, a favor de una de las partes en el conflicto.

Este inesperado giro provocó las críticas de prácticamente todos los actores políticos, tanto socios como desde la oposición, y dejó muy tocadas las relaciones con Argelia, que suspendió el denominado acuerdo de amistad que mantenía con España desde hacía dos décadas, reseñaron medios locales.

En este marco, el opositor Partido Popular (PP,) el ultraderechista Vox, y el también socio del gobierno Esquerra (ERC) y los liberales de Ciudadanos impulsan una comparecencia específica del ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, mientras que el Partido Nacionalista Vasco (PNV), los independentistas de Bildu se conformarían con que el presidente trate este asunto en el Pleno mañana.

Como la RAN está prevista para los días 1 y 2 de febrero en Rabat, esas explicaciones previas deberían sustanciarse en lo que queda de enero, que es un mes inhábil a efectos parlamentarios, como establece la Constitución.

Por ello el PP pidió que se permita convocar a la Comisión de Asuntos Exteriores para recibir la comparecencia del canciller Albares, para explicar cómo afronta el gobierno de coalición esta cita y detallar ese "buen número de acuerdos" que anunció el ministro.

La propuesta del PP, fue respaldada por otras formaciones opositoras como Vox y Ciudadanos.

Pero también sumó el voto de ERC, cuya diputada Marta Rosique quiso dejar claro que en el tema de Marruecos "el PSOE está solo y no cuenta con apoyo" del Congreso.

Otros socios del gobierno, como el PNV, Bildu o Compromis, declinaron apoyar la propuesta del PP, aunque sí emplazan a Sánchez a dar explicaciones en la comparecencia que tiene programada mañana en el Pleno del Congreso para informar de los dos últimos Consejos de la Unión Europea (UE). (Télam)