El líder de la mayoría de la oposición en Venezuela, Juan Guaidó, anunció hoy que ese sector va a "reactivar" la presencia en las calles a partir de la semana próxima, con motivo de celebrarse en esa fecha el Día de la Juventud, una conmemoración con fuerte contenido simbólico en el país.

"Vamos a reactivar la agenda de participación ciudadana y acompañar a la juventud el 12 de febrero porque nada hacemos siendo mayoría desde nuestras casas", dijo Guaidó en conferencia de prensa en Caracas.

"Tenemos que retomar el voto luchando por condiciones porque no nos las van a regalar, y por eso es importante el 12 de febrero", agregó, según las agencias de noticias ANSA y Europa Press.

El 12 de febrero se celebra en Venezuela el Día de la Juventud en conmemoración de la batalla de La Victoria, ocurrida en esa fecha de 1814, en la que el Ejército republicano -reforzado con un millar de estudiantes armados, debido a la escasez de tropas regulares- rechazó a un contingente realista que pretendía tomar esa ciudad del estado Aragua.

En ese día de 2014 se generalizaron protestas callejeras contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro que duraron cuatro meses y dejaron 43 muertos y más de 1.000 heridos y de 3.000 detenidos, entre ellos el jefe partidario de Guaidó, Leopoldo López, luego condenado a prisión y hoy exiliado en España tras escapar de Venezuela.

Acompañado por dirigentes de partidos y de organizaciones civiles y estudiantiles, Guaidó agradeció la declaración emitida ayer por el Grupo Internacional de Contacto (CIG), suscripta entre otros países por la Argentina, que pidió "mayor diálogo" y un proceso que conduzca a "elecciones creíbles, inclusivas y transparentes" en Venezuela.

Guaidó preside la Asamblea Nacional (AN, parlamento) cuyo mandato venció en enero pasado pero sigue siendo reconocida por cerca de 60 países que consideran fraudulentas las elecciones de diciembre pasado, lo mismo que el gobierno interino designado a comienzos de 2019 por aquella legislatura.

Sin embargo, ese liderazgo está cada vez más cuestionado dentro de Venezuela, donde la oposición ha venido fragmentándose en los últimos años debido al fracaso de las estrategias del gobierno paralelo de Guaidó para poner fin a la administración de Nicolás Maduro y obtener la celebración de elecciones libres.

De hecho, uno de los principales cuestionamientos se relaciona con la abstención de la mayoría de la oposición en las elecciones presidenciales de 2018 y parlamentarias de 2020, que Guaidó justificó en la intervención judicial a la mayoría de los partidos y la inhabilitación de numerosas agrupaciones y decenas de dirigentes.

"Queremos un acuerdo para lograr elecciones presidenciales y parlamentarias libres, justas y verificables" pero "algo elemental es que no podemos decidir cuáles son nuestros candidatos y en qué partidos participamos porque los secuestraron", dijo.

Asimismo, Guaidó informó que se reunió con la relatora especial de la ONU Alena Douhan, quien cumple una visita oficial al país justamente hasta el 12 de este mes con el objeto de comprobar la situación de los derechos humanos. (Télam)